martes, 6 de diciembre de 2016

Impactantes Problemas con el Maíz Transgénico de Monsanto

Un Análisis Identifica Impactantes Problemas con el Maíz Transgénico de Monsanto

Publicado Por Dr. Mercola | Por el Dr. Mercola
He advertido sobre los potenciales peligros de los alimentos transgénicos o modificados  genéticamente (GM) desde hace muchos años, señalando que estos cultivos pueden tener consecuencias totalmente imprevistas. En los últimos años, se ha demostrado cada vez más que dichas sospechas son correctas.
Una de las últimas piezas de evidencia apoya la sospecha de que los cultivos transgénicos no son de ninguna manera, forma o figura comparables con sus homólogos naturales, en el análisis nutricional se muestra lo diferentes que son.
Las diferencias inherentes son esencialmente implícitas por el hecho de que las semillas de los cultivos transgénicos pueden ser patentadas en primer lugar. Y en muchos sentidos, creo que Monsanto está lentamente intentado patentar a la misma naturaleza, de la misma manera que otros están luchando para mantener los derechos de las patentes para el ADN humano.1
Estas empresas están tratando de patentar "la vida", y probablemente lo harán a menos que sean detenidos por los tribunales. Pero es evidente que los humanos no pueden ser más astutos que la naturaleza.
El último análisis nutricional sobre el maíz transgénico no podría ser más relevante que la recientemente aprobada Ley de Asignaciones Agrícolas (HR9332 ) que incluye una disposición acaloradamente detestada (artículo 735), que pone a Monsanto por encima de la ley. Como lo ha señalado el artículo destacado:3
"Con la reciente aprobación de la Ley de Protección de Monsanto, no hay duda de que las mega-corporaciones como Monsanto serán capaces de ejercer el poder suficiente, superando incluso al gobierno de los Estados Unidos.
La nueva legislación proporciona a Monsanto con una protección legal contra los tribunales federales, desarticulando cualquier revisión pendiente de los peligrosos cultivos transgénicos o modificados genéticamente. Es irónico ver la aprobación de un proyecto de ley en la cara de las emisiones peligrosas continuas de los GM.”
En la actualidad, la única manera de evitar los transgénicos es eliminando los alimentos procesados ​​de su lista de compras, y regresar a los alimentos enteros cultivados según las normas orgánicas.

Un Análisis Descubre que el Maíz Transgénico de Monsanto es Nutricionalmente Inferior y Superior en Toxinas

Un informe dado a MomsAcrossAmerica4 por un empleado de De Dell Seed Company (única compañía Canadienses de semillas de maíz no-transgénico) ofrece un panorama impresionante sobre las diferencias nutricionales entre el maíz transgénico y el no-transgénico. Claramente, el primero NO es el mismo que el último, y por esta hipótesis los cultivos transgénicos fueron aprobados en  primer lugar.
He aquí una pequeña muestra de las diferencias nutricionales encontradas en este análisis nutricional realizado en el 2012:
  • Calcio: El maíz transgénico = 14 ppm/maíz no-transgénico = 6.130 ppm (437 veces más)
  • Magnesio: maíz transgénico = 2 ppm/maíz no-transgénico = 113 ppm (56 veces más)
  • Manganeso: maíz transgénico = 2 ppm/maíz no-transgénico = 14 ppm (7 veces más)
También se encontró que el maíz transgénico contiene 13 ppm de glifosato, en comparación con cero ppm del maíz no-transgénico. Esto es muy importante y vale la pena recordar.
El nivel “seguro” de glifosato determinado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) en los suministros del agua estadounidense es de 0.7 ppm. En Europa, el nivel máximo permitido en el agua es de 0.2 ppm. Se han producido daños en los órganos de animales en niveles tan bajos como 0.1 ppm... en sus 13 ppm, el maíz transgénico contiene más de 18 veces el nivel "seguro" de glifosato establecido por la EPA.
Esto es realmente preocupante si tomamos en cuenta el hecho de que en países como Argentina, el glifosato es culpado por el devastador aumento por defectos de nacimiento, así como el cáncer. La esterilidad y los abortos involuntarios también están aumentando. Esto puede ser debido a su similitud con el DDT, que es bien conocido por causar problemas de reproducción, entre otras cosas.
Otro peligro para la salud asociado con el glifosato es su efecto sobre las bacterias intestinales. No sólo promueve el crecimiento de patógenos más virulentos, también mata las bacterias benéficas  que pueden detectar dichos patógenos - tanto en la tierra como en el intestino de los animales o  seres humanos que ingieren cultivos contaminados.
Es importante entender que el glifosato en realidad se hace sistémico en toda la planta, por lo que no puede ser lavado. Está dentro de la planta. Y una vez que usted lo consume, llega al intestino donde puede causar estragos en su salud, teniendo en cuenta el hecho de que el 80 por ciento de su sistema inmune reside allí y depende de una relación saludable de bacterias buenas y malas.
Un dato preocupante de información adicional es que el maíz transgénico contiene niveles extremadamente altos de formaldehído. Según el Dr. Huber, al menos un estudio encontró que 0.97 ppm de formaldehído ingerido es tóxico para los animales. El maíz transgénico contiene la impresionante cifra de 200 veces esa cantidad. Tal vez no es de extrañar que los animales, cuando tienen la opción, evitan los alimentos transgénicos.

Lo Que Sigue: Manzanas Transgénicas, Utilizan Una Nueva Técnica de Modificación Genética

Además de los llamados cultivos Roundup Ready, los organismos transgénicos que resisten dosis letales de glifosato, existen otros tipos de cultivos transgénicos. Otro igualmente problemático es el cultivo Bt, diseñado de tal manera que contienen una proteína tóxica dentro de la propia planta. Estos fueron creados mediante la inserción de un gen extraño en la planta en cuestión.
Ahora estamos viendo incluso otro tipo de tecnología de ingeniería genética: la interferencia de ARN (RNAi), también conocido como silenciamiento génico postranscripcional (PTGS).
Según la Asociación de Consumidores Orgánicos (OCA por sus siglas en inglés)5 estas manzanas modificadas mediante esta técnica están programadas para ser aprobadas en algún momento de este año por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). La manzana no requerirá de la aprobación de la FDA, la cual se encarga de la alimentación humana y animal. Sólo necesita la aprobación de la USDA, que es responsable de proteger la agricultura de las plagas y de las enfermedades de las plantas.
La nueva manzana transgénica Ártico®, no se pone de color café cuando se parte o se muerde. Para lograr una "ventaja" estética en estas manzanas transgénicas, usted se convierte en un sujeto de prueba de una nueva tecnología de modificación genética no probada. ¿Qué tal?
Según la OCA, las manzanas no orgánicas se encuentran entre los alimentos más cargados de plaguicidas. En un análisis hecho por la Pesticide Action Network de los datos más recientes de la  USDA, las manzanas dieron positivo a 42 pesticidas diferentes, incluyendo dos pesticidas disruptores endocrinos (organofosforados y piretroides). El riesgo adicional de estas pruebas no  probadas con el ARN no es un paso hacia la dirección correcta si deseamos alimentos más seguros y más saludables. La OCA escribe:6
"[A] diferencia del caso de maíz transgénico o salmón, los científicos no están inyectando pesticidas o genes de plantas o animales extraños en los genes de las manzanas para crear la Frankenapple. Mientras que la mayoría de las plantas transgénicas existentes están diseñadas para hacer nuevas proteínas, la Manzana Artic® está diseñada  para producir una forma de información genética llamada: doublé-stranded RNA (dsRNA).
La nueva (dsRNA) altera la manera en que los genes se expresan. El resultado, en el caso de la Manzana Artic®, es una nueva cadena doble de ARN que daña genéticamente la capacidad de producir polifenol oxidasa, una enzima que hace que la manzana sea haga color café al ser expuesta al oxígeno.
¿Sera inofensiva? La industria de la biotecnología, OSF y algunos científicos dicen que sí. Pero otros, como el profesor Jack Heinemann (de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda), Sarah Agapito-Tenfen (de la Universidad de Santa Catarina en Brasil) y Judy Carman (de la Universidad de Flinders en Australia del Sur), dicen que la manipulación dsRNA no se ha probado, y por lo tanto es  inherentemente riesgosa
La investigación reciente ha demostrado que el ARN de doble cadena puede transferirse desde las plantas a los seres humanos y otros animales a través de alimentos. La industria de biotecnológica siempre ha afirmado que mediante la ingeniería genética el ADN o ARN es destruido por la digestión humana, eliminando el peligro de estos organismos mutantes que dañan los genes humanos o la salud humana. Pero muchos científicos de biotecnología dicen lo contrario. Apuntan a la evidencia de que el ARN manipulado encuentra su camino en nuestro sistema digestivo y torrente sanguíneo, lo que puede dañar o silenciar genes humanos fundamentales”.
La OCA también señala consecuencias indirectas para la salud. El compuesto químico utilizado en el proceso de manipulación del ARN es uno que también combate plagas de las plantas. Entonces, ¿qué podría concebiblemente ocurrir cuando se pone en peligro la capacidad de que la fruta  ahuyente los insectos? Como se ha señalado por OCA, muy probablemente, los productores tendrán que empezar a utilizar más pesticidas—en la fruta que es uno de los productos más fumigados. Al final, todos esos plaguicidas terminan en su cuerpo y, sin duda, evitar la exposición a sustancias tóxicas es importante si desea  proteger su salud.

A Pesar de lo que le Dicen, Los Cultivos Transgénicos no son el Producto 'Más Probado' en el Mundo

Es importante darse cuenta de que los alimentos trangénicos o modificados genéticamente (GM) nunca han sido probados como seguros para el consumo humano durante toda la vida, y mucho menos a través de generaciones. Monsanto y sus defensores afirman que los cultivos transgénicos son "el producto alimenticio más probado en el mundo. Lo que no dicen es que:
    1. La investigación financiada por la industria afecta previsiblemente el resultado del juicio. Esto ha sido verificado por docenas de estudios científicos que comparan la financiación con los resultados del estudio. Cuando la industria patrocina la investigación, está prácticamente garantizado que dará un resultado positivo. Por lo tanto, se deben realizar estudios independientes para replicar y verificar los resultados
    2. El estudio más largo sobre la alimentación animal, financiado por la industria, fue de 90 días, la investigación reciente ha confirmado que es demasiado corto. En el primer estudio independientemente financiado en el mundo, se presentaron problemas de salud masivos durante y después del mes 13, incluyendo daños en los órganos y cáncer
    3. Empresas como Monsanto y Syngenta rara vez permiten el acceso a investigadores independientes para que analicen las semillas, citando a la protección jurídica que estas  semillas tienen bajo las leyes de patentes. Por lo tanto, llevar a cabo una investigación independiente es muy difícil o casi imposible. Si estos científicos obtienen las semillas de un agricultor, lo demandan y lo dejan pudrir en el olvido, ya que una de sus tácticas favoritas es utilizar el sistema legal en su favor. Además, prácticamente toda la investigación académica agrícola es controlada por Monsanto, ya que son los principales partidarios de estos departamentos y ninguno se arriesgara a perder su financiamiento.
    4. No hay control de seguridad. Es decir, una vez que el articulo transgénico en cuestión haya sido aprobado, ni un solo país en el mundo está activamente monitoreando y dándole seguimiento a sus potenciales efectos de su salud.

Experimento Brillante Hecho por Una Estudiante de Middle School

Hablando de la investigación, mientras que no existe ninguna investigación que apoye la seguridad a largo plazo de los transgénicos, los estudios demuestran que los alimentos orgánicos son más seguros que los convencionales en cuanto a la exposición a sustancias tóxicas, y también probablemente mucho más nutritivos.
Hace tres años, la estudiante de Middle Scholl Ria Chhabra creó un proyecto de ciencias para ayudar a resolver un debate entre sus padres, para saber si los alimentos orgánicos tienen o no mérito. Ahora a la edad de 16 años y estudiante de segundo año en Clark High School en Plano, Texas, Ria continua la investigación sobre el efecto de los alimentos orgánicos en las moscas de la fruta y la han premiado con los mejores honores en la competencia nacional de ciencia, además  su trabajo fue publicado recientemente en la respetada revista científica, PloS One.7 Según informó el New York Times:8
"La investigación, titulada Organically Grown Food Provides Health Benefits to Drosophila Melanogaster, registro los efectos de la alimentación orgánica y convencional en la salud de las moscas de la fruta. En casi todas las medidas, incluyendo la fertilidad, la resistencia al estrés y la longevidad, las moscas que se alimentaron de plátanos y papas orgánicas dieron mejores resultados que las que consumieron alimentos producidos convencionalmente.
Si bien los resultados no pueden extrapolarse directamente a la salud humana, la investigación permite otros estudios adicionales sobre los beneficios relativos de los alimentos orgánicos en comparación con los cultivados convencionalmente...
Las diferencias en los resultados entre las moscas alimentados con diferentes dietas podría ser debido a los efectos de los residuos de plaguicidas y fungicidas de los alimentos cultivados convencionalmente. O podría ser que las moscas alimentadas orgánicamente prosperaron debido a un mayor nivel de nutrientes en los productos orgánicos. Una idea interesante plantea la cuestión de que si las plantas cultivadas orgánicamente producen compuestos más naturales para protegerse de las plagas y hongos, y si esos compuestos ofrecen beneficios adicionales de salud en las moscas, animales y seres humanos que consumen alimentos orgánicos”.
A pesar de que el mérito científico de los alimentos orgánicos sigue siendo estudiado y debatido entre los científicos y laicos por igual, el problema se ha resuelto en el hogar Chhabra. De acuerdo con Ria, todos los productos frescos que la familia compra son orgánicos.

Sigamos Luchando para Lograr el Etiquetado de los Alimentos Transgénicos o Genéticamente Modificados

Mientras que la propuesta de California # 37 no fue aprobada en noviembre pasado, por un margen muy estrecho, la lucha por el etiquetado de GMs está lejos de haber terminado. El campo de juego se ha trasladado al estado de Washington, donde la popular iniciativa 522, "The People's Right to Know Genetically Engineered Food Act," requerirá que los alimentos vendidos en los establecimientos comerciales sean etiquetados en caso de contener ingredientes transgénicos. Como se indica en LabelitWA.org:
“La información nutricional y calórica no siempre es requerida en las etiquetas de los alimentos. Pero a partir de 1990 se ha requerido que la mayoría de los consumidores utilice esta información.
El etiquetado del país de origen fue requerido hasta el 2002. El contenido de grasas trans no tenía que ser etiquetado hasta el 2006. Actualmente, todos estos requerimientos de etiquetado son considerados como importantes por los consumidores. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) también dice que debemos saber sobre el etiquetado si el jugo de naranja es de naranjas frescas o de concentrado congelado.
No tiene sentido que los alimentos transgénicos que contiene genes experimentales virales, de bacterias, de insectos, de plantas o de animales, no tengan que ser etiquetados también. Los alimentos transgénicos no tienen que ser probados para su seguridad antes de entrar al mercado. No se hacen estudio en humanos a largo plazo. Las investigaciones que se tienen aumentan las preguntas sobre el impacto en la salud y el medio ambiente. I-522 brinda la transparencia que las personas merecen.
I-522 no aumentará el costo de los alimentos. Simplemente aumenta la información en las etiquetas de los alimentos, las cuales son cambiadas por los fabricantes todo el tiempo. I-522 no impone un costo significativo a nuestro estado. No necesita que el estado vigile el etiquetado. El estado puede elegir si lo hace o no, como una política optativa, pero la I-522 evita el aumento de costos al estado o a los consumidores.”
Recuerde que, como sucede con la CA Prop. 37, ellos necesitan el apoyo de personas como usted para tener éxito. La Prop. 37 falló con un margen muy estrecho, simplemente porque no tuvo los fondos para contrarrestar las masivas campañas publicitarias, creadas por la campaña No a la 37, dirigido por Monsanto y otras compañías de alimentos más importantes. No permitamos que Monsanto y sus aliados confundan y engañen a la gente de Washington y Vermont como lo hicieron en California. Así que por favor, lo invito a que se involucre y ayude en todo lo que pueda, sin importar el estado en el que viva.
  • No importa en qué lugar de los Estados Unidos viva, por favor, done dinero para los esfuerzos del  etiquetado a través del Organic Consumer Fund.
  • Si usted vive en el estado de Washington, por favor firme la petición I-522. También puede ser voluntario para ayudar a recolectar firmas en todo el estado.
  • Para recibir actualizaciones oportunas sobre temas relacionados con esta y otras  iniciativas de etiquetado, por favor únase a la Asociación de Consumidores Orgánicos en Facebook , o sígalos  en Twitter.
  • Hable con los productos y tiendas orgánicos y pídales que apoyen activamente la iniciativa del estado de Washington.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Maíz transgénico Bt de Monsanto provoca grave enfermedad intestinal


Comer maíz transgénico Bt de Monsanto provoca grave enfermedad intestinal

AGROMODELO CONTAMINANTE

Tomado de: 

Los médicos de la Universidad de Tanta, Egipto, demostraron que el maíz Bt destruye el recubrimiento celular interno del intestino delgado en animales de experimentación. Esto aporta una prueba contundente más a la inestabilidad genética de los transgénicos y a la urgente necesidad de establecer el principio precautorio sobre su consumo animal y humano.

Sebastián García

Sábado 3 de diciembre

Desde hace mucho tiempo en todo el mundo hay una fuerte sospecha. Los alimentos transgénicos generan problemas de salud por sí mismos, independientemente de su contenido de agroquímicos/tóxicos. Sin embargo hay una carencia relativa de estudios de largo plazo que analicen su inocuidad. La confesión de fe oficial de los estados colonizados por el agronegocio es que no está comprobado el efecto nocivo de los transgénicos sobre la salud, forzando artificialmente un supuesto consenso científico sobre su inocuidad. De esta manera, son las mismas multinacionales del agronegocio las que financian estudios de corto plazo y se amparan en ellos para avalar la liberación del cultivo de transgénicos y su consumo tanto por animales como por humanos.

Sin embargo, muchos trabajos sugieren que los alimentos transgénicos desencadenarían reacciones inmunes, toxicidad hepato-renal en ratas de laboratorio y cambios patológicos en órganos de cerdos. Asimismo, el sistema gastrointestinal se vería afectado seriamente, los animales envejecerían más rápidamente y sus órganos vitales resultarían dañados.

Desde hace muchos años, se conoce el efecto negativo del propio transgén sobre el tracto digestivo de ratas. Las ratas que se alimentaron con papas transgénicas desarrollaron, entre otras afecciones, un crecimiento anormal de la mucosa del estómago lo cual fue publicado por Ewen & Pustzai (1999) en la prestigiosa revista The Lancet.

Para el caso del maíz, Monsanto transformó maíces logrados por técnicas de mejoramiento genético tradicional incorporando genes de la bacteria Bacillus thuringensis. Esta bacteria vive normalmente en el suelo produciendo una potente toxina denominada “endotoxina delta” que mata las larvas de insectos lepidópteros (como la Isoca del maíz) al afectar fuertemente su intestino. Por este motivo, cultivos de B. thuringensis se han usado como insecticidas para el control biológico de insectos desde 1938.

Monsanto (hoy propiedad de la alemana Bayer) incorporó al genoma del maíz los genes Cry, que expresan la endotoxina delta de B. thuringensis, transformando radicalmente su constitución genética.

Fue denominado MON810, uno de los maíces transgénicos más utilizados en el mundo, que comercialmente se lo conoce como Maíz Bt. La liberación de su cultivo fue autorizado para Argentina en 1998 y partir de ese momento cada mamífero que come maíz Bt ingiere grandes cantidades de genes de endotoxinas delta de esta mortal bacteria.

Recientemente, se ha publicado un nuevo estudio experimental de mediano plazo (diseño de caso-control) que documenta graves lesiones en el intestino delgado luego de consumir una dieta con 30% de maíz transgénico Bt. Los autores Ibrahim & Okasha de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tanta, Egipto, describen los daños estructurales muy graves en el intestino delgado a causa del consumo de maíz Bt. Las lesiones van desde inflamación grave con infiltración de glóbulos blancos, producción exagerada de mucus, vacuolización y muerte celular del epitelio intestinal, hasta la erosión del recubrimiento celular interno del intestino delgado, responsable de la absorción de los nutrientes. Este hallazgo es grave porque podría provocar grandes hemorragias en grupos humanos vulnerables.

La delicada situación en la que se encontró el intestino delgado de las ratas que consumieron 30% de su dieta en maíz, se explica por el mecanismo de acción de las endotoxinas de los genes Cry. Las endotoxinas delta abren “poros”, verdaderos agujeros en la membrana de las células del intestino, lo que provoca que literalmente “exploten” las células del intestino de las isocas. Esto es compatible con los hallazgos patológicos que se detallan ya que otros estudios indican que estas endotoxinas son resistentes a la digestión en mamíferos. El maíz Bt expresa las endotoxinas delta en todo el cuerpo de la planta (incluyendo el polen y las semillas) y no solamente en el tallo, por tanto los efectos descriptos pueden deberse tanto por el consumo de endotoxina delta como por una nueva expresión de los transgenes Cry que porta el grano de maíz.

Los resultados de este estudio demuestran que, a pesar de los informes de inocuidad de los transgénicos que las empresas del agronegocio presentan, el maíz Bt provoca cambios patológicos significativos en el intestino delgado a diferentes niveles. Por primera vez se revela que los alarmantes signos inflamatorios y hemorrágicos en el intestino, compatibles con afecciones tales como “enfermedad inflamatoria intestinal” y “enfermedad de Crohn”, son debidos al efecto de maíz transgénico Bt.

Según datos del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales, en Argentina, es a partir de la campaña 2003/04, que el uso de maíces transgénicos (Bt) superó la mitad del área implantada (54%). Desglosando este dato por provincia, donde mayor uso se hace de esta tecnología es en Córdoba, con el 81% del área sembrada con transgénicos, seguido por la provincia de Santa Fe (54% del área), Buenos Aires (48%), NOA (43%), La Pampa (41%), Entre Ríos (34%), San Luis (30%) y la región del NEA (27%).


No es equivocado aceptar los diagnósticos de la revista norteamericana Naked Food (Comida al desnudo) que describe “Los alimentos transgénicos que contienen la toxina Bt llegaron por primera vez a los hogares de los Estados Unidos en 1996. Entre los años de 1979 y 1998, el número de personas que padecían la enfermedad de Crohn en los Estados Unidos... fluctuó de 225 por cada 100 000 personas a 300 por cada 100 000 personas”. “En 2000, ese número aumentó a 375… (un 25% en dos años según cálculo propio a partir de estos datos), y ha continuado aumentando desde entonces”.
 
Es así que debemos insistir en plantear una revolución para la producción de alimentos vitales. Inicialmente dar lugar a la inmediata aplicación del principio precautorio sobre el cultivo y consumo de alimentos transgénicos. Además, debemos desarrollar una salida de fondo al promover la producción agroecológica de escala, fortalecer realmente a las organizaciones campesinas, fomentar su desarrollo, y socializar la tenencia de la tierra lo que nos permitiría recuperar la población rural y las chacras mixtas agroecológicas, aumentando el consumo de alimentos sanos, socialmente justos, y ambientalmente sustentables.

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.