domingo, 18 de noviembre de 2012

NUTRIOLOGÍA

INTRODUCCIÓN A LA NUTRIOLOGÍA

Por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Doctor en Naturopatía, Diplomado en Nutrición Humana por la Universidad Iberoamericana 

INTRODUCCIÓN A LA NUTRIOLOGÍA Y SU RELACION CON EL ENVEJECIMIENTO
En el comienzo de un nuevo milenio, estamos iniciando también un nuevo estilo de abordar la problemática sanitaria que involucra a la sociedad actual. El sorprendente avance en la investigación y conocimiento de la relación entre alimentación, nutrición, estado de salud, enfermedades y longevidad impone al profesional de la salud, la ardua tarea de ponerse al día con el gran caudal de información que se genera todos los días. La ciencia de la nutrición (nutriología), se perfila progresivamente en este ámbito, como el instrumento principal.

Autor: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Last edited: 01-Enero-2014

ANTECEDENTES
En el transcurso de la historia se ha demostrado que el alimento ha desempeñado un papel primordial en el desarrollo y decadencia de pueblos, naciones y civilizaciones, dado su efecto fundamental en el estado de salud, calidad de vida, desarrollo humano y longevidad de la gente.  

De hecho, “la historia del mundo podría haber sido escrita en términos de su alimentación. Desde los primeros tiempos, el alimento ha sido considerado como causa y cura de enfermedades”. (C. Robinson, 1982:13) 

Los hombres primitivos dependían de la caza, la pesca y la recolección de productos vegetales silvestres; vivían en forma nómada y estaban organizados en pequeños grupos para poder efectuar más eficazmente esas actividades. Las primeras organizaciones sociales fueron posibles cuando el hombre aprendió a domesticar animales y a cultivas plantas para obtener sus alimentos.  

De igual forma, los grabados de los antiguos egipcios, que datan de hace 5 mil años, ilustran la molienda de harina, la preparación de pan y la matanza de ganado. Además, algunos papiros, que datan del 1,500 A. C., muestran numerosas recomendaciones para curar, mediante una dieta, toda clase de males, que van desde la calvicie hasta padecimientos como diabetes y ceguera.  

También se ha podido observar que el “Antiguo Testamento”, de la Sagrada Biblia, contiene un amplio registro de las leyes que el pueblo hebreo debía seguir para utilizar los distintos tipos de alimentos con los que contaban en la antigüedad. De hecho, Estas leyes son la base de las observaciones dietéticas que siguen en la actualidad los judíos ortodoxos.  

La importancia de los alimentos ha sido reconocida en la medicina desde el origen de esta ciencia. De hecho, Hipócrates; el padre de la medicina dio una gran importancia al mantenimiento dietético de la enfermedad. Sin embargo, a lo largo de la historia se ha observado que le dio mayor importancia a la relación entre alimentación y salud en sus aspectos negativos, es decir, a la posibilidad de enfermarse debido al consumo de ciertos alimentos o al afecto perjudicial de algunos de estos para personas que padecían ciertas enfermedades. En otras palabras, se dio mayor importancia a la relación existente entre alimentación y enfermedad que a la que hay entre alimentación y salud.  

Sin embargo, en las últimas décadas ha aumentado en gran medida el interés por la Ciencia de los Alimentos pues, conforme se profundiza en ella, más se percibe el nexo que existe entre alimentación, salud y longevidad.  

En la actualidad, la nutrición constituye una ciencia de gran importancia dentro de la medicina y lo será cada día más, a medida que se progrese en el dominio de las enfermedades. Es por eso que muchos médicos afirman que “la nutrición, al igual que la medicina moderna, debe enfocarse no sólo al enfermo, sino también en relación con el individuo sano y, sobre todo, con los grandes grupos de población”. (M. Bahar, 1982:3) 

La buena alimentación, en el ámbito mundial, es tan importante que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha creado una estructura de organismos internacionales a quienes conciernen directamente los problemas globales de nutrición y sanidad. Estos son: La Organización para la Alimentación y Agricultura (Food and Agriculture Organization. FAO), la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization, WHO, OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (United Nations Children´s Fund, UNICEF) y la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las naciones Unidas (United Nations Educational Scientific and Cultural Organization, UNESCO). Se han creado también organizaciones regionales como la Organización Panamericana de la Salud (OPS).  

La estructura central de la OMS está formada por un órgano decisorio llamado Asamblea Mundial de la Salud (integrada por delegados de todos los países miembros) y una Secretaría (compuesta por un director general y diverso personal técnico y administrativo). En enero de 1998, la política y médica noruega Gro Harlem Brundtland fue elegida para suceder al japonés Hiroshi Nakajima al frente de la dirección general de la OMS. La agencia mantiene organizaciones regionales para el Sureste asiático, la parte oriental del Mediterráneo, Europa, África, América y la zona occidental del Pacífico. La OMS tiene su sede en Ginebra (Suiza). 

LOS ALIMENTOS
Para poder entender mejor la ciencia de la nutrición es necesario establecer las definiciones de algunas palabras relacionadas con la misma, como es el caso de la palabra “alimento”, ya que se puede decir que la nutrición es, precisamente “ciencia de los alimentos”.  

El término alimento cuenta con múltiples definiciones y aunque en esencia cada una de éstas indica algo que se come, no puede ser clasificado como alimento cualquier producto comestible, a menos que cumpla con las funciones establecidas. Por ejemplo, el Illustrated Medical Dictionary lo define como “todo lo que cuando se introduce en el cuerpo, sirve para nutrir o formar tejidos, o bien suministrar calor al cuerpo” (B. Fox, 1992: 10) 

Por otra parte, el Dicrionary of Nutrition and Food Technology establece como definición de alimento: “las sustancias que entran por la boca y mantienen la vida y el crecimiento, es decir, suministran energía y forman y reparan los tejidos”. (Loc. Cit) 

La definición que proporciona el Oxford English Dictionary, por su parte, es la siguiente: “lo que se introduce en el sistema con el fin de mantener la vida y el crecimiento, y proveer de desechos”. (Loc. Cit.) 

Por otra parte, la Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta da la siguiente definición: “Alimento, cualquier comida o bebida que el ser humano y los animales toman para satisfacer el apetito, hacer frente a las necesidades fisiológicas del crecimiento y de los procesos que ocurren en el organismo, y suministrar la energía necesaria para mantener la actividad y la temperatura corporal. Debido a que los alimentos difieren notablemente en la cantidad de los nutrientes que contienen, se clasifican según su composición y la fuente de la que se obtienen”. (Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2003. © 1993-2002 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos). 

La definición propuesta por nuestra Asociación ProSalud y por Biogenesis Institute LLC, of Seattle Washington, es que podemos considerar como alimentos “aquellos productos comestibles que aportan el tipo, la cantidad y las proporciones naturales de las sustancias energéticas, estructurales, catalíticas y reguladoras necesarias para el crecimiento, desarrollo y reparación de los tejidos, con la finalidad de mantener la salud (o recuperarla si se ha perdido) y ayudar al hombre a desarrollar al máximo su potencial biológico, físico, mental, psicológico y humano, contenido en sus genes, y mantener al cuerpo en las mejores condiciones posibles, durante el mayor tiempo posible”.   

Ningún producto puede ser llamado alimento si no aporta las sustancias nutritivas en su configuración química original, así como en la cantidad, concentración y proporción suministrada en los productos naturales que sirvieron a través de millones de años de alimento al hombre.  

Bajo este enfoque, no todos los productos comestibles que actualmente se encuentran en el mercado y que se han incorporado a la dieta humana, se pueden considerar como alimento, pues no cumplen con los mínimos requisitos para serlo.  

Los componentes químicos de los alimentos que realizan las funciones descritas se denominan nutrientes o nutrimentos. De ahí se derivan las palabras: nutricio, nutrición, nutritivo, nutrimental, nutrir y nutricionista.  

Las palabras alimenticio y alimentario, habitualmente causan confusión por lo que aclaramos su significado. Alimenticio es sinónimo de nutritivo y se aplica a lo que alimenta. Alimentario se define como lo concerniente a los alimentos o a la alimentación.  

¿QUÉ ES LA NUTRICIÓN? 
En términos generales la nutrición es la ciencia de los requerimientos alimenticios del hombre; sin embargo, existen diferentes definiciones de la misma.  

Nutrición como fenómeno. Se le denomina nutrición al fenómeno o a la acción de nutrirse, proceso por el cual el ser vivo incorpora sustancias nutritivas a su organismo.  

Nutrición como ciencia. Se le llama así a la ciencia que estudia a los nutrientes en su relación a los efectos fisiológicos y la salud del cuerpo humano.  

Nutrición como estado. Define si una persona se encuentra debida o indebidamente nutrida.  

Como ciencia, la Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta proporciona la siguiente definición: “Nutrición humana, ciencia que estudia los nutrientes y otras sustancias alimenticias, y la forma en que el cuerpo las asimila. Sólo es posible tener una idea aproximada de los complejos procesos que los nutrientes experimentan dentro del cuerpo: cómo se influyen, cómo se descomponen para liberarse en forma de energía y cómo son transportados y utilizados para reconstruir infinidad de tejidos especializados y mantener el estado general de salud del individuo”. (Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2003. © 1993-2002 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos). 

La OMS define la nutrición como “la ciencia de los alimentos, de los nutrientes y de otras sustancias que éstos contienen; Su acción, interacción y equilibrio con relación a la salud y a la enfermedad; Los procesos por los cuales el organismos ingiere, digiere, absorbe, transporta y utiliza los nutrientes y elimina sus productos finales”. Así mismo agrega que la ciencia de la nutrición “está estrechamente relacionada con los aspectos sociales, económicos, culturales y psicológicos de las formas de alimentación”.  

Por otra parte, la Secretaria de Salubridad y Asistencia (SSA) sostiene que “la nutrición, históricamente determinada por la formación económica y social, es el proceso que incluye desde la producción, circulación industrialización, distribución y consumo de los alimentos; a partir de los cuales el organismo metaboliza los nutrimentos necesarios para su crecimiento, desarrollo y mantenimiento”. (M. Cerqueria et. Al., 1982:56).

NUTRIENTES Y SUS REQUERIMIENTOS
La buena salud depende de un conjunto de factores tales como herencia genética, calidad del medio ambiente y alimentación, clima, higiene y actividad física. Como ya hemos mencionado, el factor de mayor influencia en la salud, calidad de vida y longevidad, es la alimentación.  

La salud y a su vez una buena nutrición, se encuentran determinadas, por un lado por la magnitud de los requerimientos nutricionales, genética, ambiental e individualmente determinada y por otro lado, por la satisfacción de esas exigencias por medio de la alimentación, así como por la calidad, cantidad, concentración y proporción de nutrientes y otras sustancias contenidas en los alimentos y sus transformaciones metabólicas.  

A continuación se muestra la relación de los principales conceptos que configuran el fenómeno de la nutrición.  

Los nutrimentos son sustancias orgánicas naturales que no deben faltar en la dieta para que el ser humano crezca, conserve la vida y la salud, se reproduzca y desarrolle al máximo la capacidad y longevidad programada en sus gentes.  

Por lo general, la diversidad de nutrientes existentes suele agruparse en seis categorías químicas, 3 macronutrientes o nutrientes energéticos: Carbohidratos (glúcidos), grasas (lípidos) y proteínas; 2 micronutrientes o nutrientes no energéticos: vitaminas y minerales; y 1 macronutrietne estructural y no energético: agua. 

La relación entre los nutrimentos y otras sustancias orgánicas resulta sumamente compleja, ya que la falta o la insuficiencia de uno solo, puede deteriorar al mismo tiempo varios procesos y, cuando es prolongada, puede ocasionar la muerte.

NUTRIENTES QUE APORTAN ENERGÍA
Los carbohidratos, grasas y proteínas, sustancias nutritivas que contienen carbono, oxígeno e hidrógeno, son fuente de energía para realización de trabajo, mantenimiento de las funciones vitales y generación de calor, así como para promover el crecimiento, reparación o sustitución de los tejidos corporales gastados por los procesos naturales, factores ambientales o enfermedades.

CARBOHIDRATOS
Los carbohidratos son compuestos químicos que contienen carbono, hidrógeno y oxígeno dispuestos en una determinada configuración estructural. (W. Scheider, et. Al., 1987:36)

Se dividen en tres categorías generales: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos. Los dos primeros comprenden los azúcares; mientras que el tercero comprende los almidones y la fibra. Los carbohidratos son una fuente de energía para el organismo y un apoyo en el aprovechamiento de proteínas para generar energía. Se encuentran, sobre todo, en los comestibles de origen vegetal.  

GRASAS (LÍPIDOS) 
Las grasas son sustancias de origen vegetal y animal, que se encuentran en alimentos de uso común como la carne, la mantequilla y la yema de huevo. “Los lípidos constituyen la fuente alimenticia con el mayor acopio de energía potencial”. La propiedad que los distingue de otros compuestos es que son insolubles en agua. (G. Álvarez, 1990:66) 

Los lípidos han sido objeto de publicidad negativa, sin embargo, son importantes para la actividad normal del cuerpo. La mayoría de los lípidos se agrupan en una de estas tres categorías generales: grasas, esteroides y fosfolípidos. (Op. Cit., 1987:71)

PROTEÍNAS
La proteína es una cadena (polímero) compuesta de subunidades denominadas aminoácidos, la cual suele contener hasta 300 aminoácidos y hace de las proteínas moléculas bastante grandes y complejas. Los aminoácidos son combinaciones especiales de carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y, en ocasiones, azufre. (Ibid., p. 96) 

Casi todos los alimentos contienen proteínas, pero hay algunos particularmente ricos en ellas, como la carne, el pescado, las aves de corral, los huevos, la leche y sus derivados, las leguminosas, las nueces y las semillas. De lo anterior se deduce que todos los grupos de alimentos, menos el de verduras y frutas, aportan abundantes proteínas. No obstante, para cumplir con los requerimientos de estas sustancias no basta consumir cierta cantidad de comestibles pertenecientes a sólo uno de los grupos mencionados.  (Ibid., p. 111).

MICRONUTRIMENTOS
Las vitaminas, los minerales y el agua, facilitan la actividad de otras sustancias. Hemos visto que los nutrimentos productores de energía forman parte fundamental de la estructura del cuerpo y cumplen muchas e importantes funciones. Sin embargo, la mayor parte de los sistemas altamente organizados del cuerpo necesitan otros componentes, a menudo en cantidades pequeñas, con el fin de realizar actividades, éstos son las vitaminas y los minerales, que trabajan en estrecha relaciona entres sí y con otras sustancias (entre ellas, las proteínas) para facilitar los procesos del organismo. Permiten mejorar el rendimiento físico y mental del individuo, que retardan el envejecimiento y que ayudan a conseguir una salud excepcional. (Ibid., p. 191)

VITAMINAS
Las vitaminas han sido tradicionalmente definidas como los compuestos orgánicos que se necesitan en pequeñas cantidades para el crecimiento, desarrollo, supervivencia y reproducción. (Ibid., p. 192)  

En la actualidad, se conocen 13 vitaminas imprescindibles para el hombre: vitaminas A, B-1, B-2, B-3, B-4, B-5, B-6, B-12, C, D, E, K. Cabe mencionar que las vitaminas son una especie de auxiliares catalíticos de los procesos orgánicos. Asimismo, participan en procesos como división celular, visión, crecimiento, cicatrización y coagulación sanguínea.

MINERALES
Los minerales son “elementos que el cuerpo requiere en proporciones bastantes pequeñas para su crecimiento, conservación y reproducción”. (Ibid., p. 237)  

Al igual que las vitaminas, casi siempre actúan junto con otros compuestos, o bien, se combinan con ellos. Se distinguen de las vitaminas por ser elementos sencillos, es decir, no contienen carbono. Los minerales contribuyen a la realización de diversos proceso orgánicos y facilitan la actividad de cientos de enzimas.  

El cuerpo requiere de diversos elementos minerales entre los que se encuentran el hierro, sodio, potasio y calcio, el cual es importante en la formación de los huesos y dientes, en la concentración de músculos y en la coagulación sanguínea. Estos minerales están presentes en alimentos como pescado, hígado, cereales, derivados de leche y vegetales.

AGUA
El agua desempeña un papel mucho más importante que el de cualquier otro tipo de alimento aislado, pues es el medio donde actúan el resto de los nutrimentos. El agua baña a las células, transporta sustancias hacia el interior de ellas y las extrae, introduce nutrimentos en el organismo y los elimina, regula la temperatura corporal y participa en reacciones químicas.  

Además de los nutrimentos, también es importante tomar en cuenta los requerimientos alimenticios del hombre. Éstos pueden variar de acuerdo con la herencia genética, edad, actividad, clima y estado de salud de cada individuo, aunque para garantizar la salud física, mental y emocional óptima es esencial tener una nutrición balanceada. Por esto para asegurar la ingestión adecuada de nutrimentos, es preciso saber la ración que requiere nuestro cuerpo.  

No obstante, se considera prácticamente imposible medir los requerimientos de cada individuo, por lo que se han establecido niveles de ingestión de nutrimentos esenciales que se consideran adecuados para cubrir dichos requerimientos en las personas sanas. Estos niveles se basan en datos recabados en varios tipos de estudios, como encuestas sobre ingestión de nutrientes en poblaciones enteras.  

La cantidad y calidad de nutrimentos y los requerimientos nutricionales son de suma importancia para la salud, ya que ayudan a determinar el estudio nutricional del organismo.  

Un estado nutricional óptimo determinado por el consumo de alimentos, es condición indispensable para una buena salud y una elevada longevidad. En años recientes, hemos sido testigos de un notable desarrollo de la ciencia de la nutrición. Ahora son motivo de gran interés, no sólo los problemas de deficiencia de nutrimentos con sus consecuencias negativas para el bienestar del hombre, sino también, los nuevos conocimientos que han surgido en torno a los padecimientos relacionados con el consumo de ciertas sustancias creados por la industria alimentaria, como los ácidos grasos trans, azucares y harinas refinadas, conservadores y aditivos químicos, los cuales funcionan como antinutrientes.  

Quizá el desarrollo científico más notable en el área de la nutrición es el descubrimiento del papel que desempeñan la presencia, concentración y proporción de ciertos nutrimentos en procesos vitales, reacciones bioquímicas y hormonales inherentes a las funciones biológicas, la salud, el envejecimiento y la longevidad.

ENVEJECIMIENTO
El envejecimiento es el resultado de la acumulación a través del tiempo de cambios inducidos por la interacción entre la información genética, la calidad y los elementos del medio ambiente y las enfermedades. Es un proceso multicausal, aun escasamente entendido, del cual se conocen bien sus manifestaciones, pero sus mecanismos de regulación apenas se empiezan a entender. Es el resultado de los efectos tóxicos de residuos del metabolismo y los procesos de desarrollo normales del cuerpo, junto a los elementos agresores del medio ambiente y la alimentación.  

En su ensayo Vivir 120 años, el Dr. Roy L. Walford señala que probablemente pronto podremos disfrutar del sueño más remoto de la humanidad de vivir mucho más tiempo y en completo estado de salud. (1984:12) 

Desde siempre, el hombre se ha preguntado por qué se envejece. Se han propuesto diversas teorías para dar explicación a este fenómeno, pero todavía no se ha encontrado una respuesta universalmente aceptada. Entre las teorías propuestas, destacan las que sostienen que el envejecimiento es el resultado de la combinación de tres procesos distintos: la pérdida de células, la disminución de la función de estas y los tejidos y el deterioro de la comunicación entre ellas y diversos órganos.  

El primer proceso, la pérdida de células en los tejidos y en los órganos, muestra la incapacidad de sintetizar otras células con la rapidez con la que de destruyen las células viejas. Existen varias teorías que tratan de dar explicación por qué mueren las células. Una de ellas afirma que la radiación natural produce mutaciones en el DNA a un ritmo que impide su reparación, lo que también da origen a proteínas y enzimas deficientes. Otra teoría señala que la destrucción celular se debe a fallas en los procesos de traducción del código genético en las proteínas funcionales.  

Por otra parte, la disminución de la función de las células se produce como el resultado de cambios que finalmente conducen a su destrucción. Algunas estructuras celulares, como las mitocondrias, dejan de funcionar adecuadamente y producir ATP. Otros factores que aumentan la pérdida de función celular son la acumulación de sustancias y pigmentos tóxicos definidos como del envejecimiento. El deterioro de una función puede ir seguido del de otras, lo que puede crear un efecto acumulativo hasta que muere la célula.  

Finalmente la pérdida de comunicación entre las células, constituye también parte del envejecimiento. Algunos factores que promueven y aceleran este proceso son el desorden en la producción de eicosanoides, hormonas y neurotransmisores, así como la alteración de la permeabilidad de las membranas plasmáticas y las alteraciones en la capacidad de la célula para reaccionar adecuadamente a los estímulos hormonales.

RADICALES LIBRES Y ENVEJECIMIENTO
Además de las teorías mencionadas, existen otras que sostienen que el envejecimiento se debe a mutaciones celulares causadas por factores externos, tales como radiación ionizante, calor, substancias químicas esparcidas en el medio ambiente, microorganismos y sus toxinas.  

Sin embargo, una de las más estudiadas, es la teoría de los radicales libres. Incluso, se ha observado que, en años recientes, se ha generado un enorme interés por los radicales libres y existen numerosos grupos de investigación en todo el mundo que se dedican al estudio de la función y el papel que estos depredadores desempeñan en la salud y en la enfermedad.  

Según lo establecido por esta teoría, tanto la radiación que penetra en el organismo y que puede chocar con los ácidos grasos poliinsaturados de las células, separando los átomos de hidrógeno e iniciando un proceso de peroxidación lipídica, como los procesos naturales para producir energía, dan como resultado la formación de radicales libres. Es decir, todos los átomos y las moléculas tienen dentro de sus estructuras partículas llamadas electrones, que se desplazan en órbitas, en la más externa de las cuales, deben existir dos electrones girando en sentidos opuestos. Las descargas de energía provenientes de la radiación y de las reacciones metabólicas, pueden causar que uno de estos electrones se separe quedando formado un radical libre.  

Un radical libre, es una fracción de molécula o de átomo sumamente reactivo que vaga por el interior de las células, donde tiende a equilibrar sus cargas eléctricas, robando electrones a otras partículas causando daño y más radicales libres iniciando una reacción en cadena sumamente dañina. Es posible que entre moléculas se formen enlaces cruzados dando origen a agregados densos que dejan de funcionar con normalidad. Las membranas celulares pueden desorganizarse, el núcleo se deforma junto con la información genética, y se destruyen las mitocondrias. Los radicales libres también lesionan los lisosomas, que luego atacan a la célula y la destruyen causando, acelerando así el envejecimiento.  

Debido a que las células están continuamente expuestas a la agresión de los radicales libres, existen mecanismos que las protegen del daño, siendo uno de ellos la actividad de los diversos tipos de antioxidantes que los capturan y desactivan.  

Dentro de este grupo, se encuentran numerosas enzimas que tienen como misión la captura y desactivación de los radicales libres. También existen metabolitos como la urea y la bilirrubina que participan en esta actividad antirradical libre. Por otra parte, tenemos una gran variedad de nutrientes y otras sustancias presentes en los alimentos naturales, que desempeñan una acción protectora contra los radicales libres sumamente potente y efectiva. Y por último contamos con neurotransmisores como la melatonina que protegen de una manera muy especial a las neuronas cerebrales del daño ocasionado por radicales libres, neutralizándolos. Diversas nutrientes como las vitaminas A, C, E, y algunas del complejo B, metabolitos intermedios como la coenzima Q-10, minerales como el selenio, azufre, magnesio y zinc, aminoácidos como la metionina y la cisteína, y una gran diversidad de flavonoides, ejercen una acción antirradical libre muy importante.

RESTRICCIÓN CALÓRICA Y EL ENVEJECIMIENTO
Existen numerosas teorías acerca del envejecimiento, aunque, la mayor atención se ha centrado no en conocer las causas, sino en los procedimientos para retardarlo. Como ya comentamos, ningún tipo de nutrimento o alimento es capaz de retardar el proceso básico y primario del envejecimiento, aunque si se ha comprobado que la dieta en su conjunto influye en la longevidad de los seres humanos. Numerosas investigaciones han confirmado que la dieta no retarda el proceso primario de envejecimiento, pero si influye sobre la esperanza promedio de vida. 

Sin embargo, existe un procedimiento dietético que ha despertado un gran interés en el mundo científico, ya que es capaz de  incrementar en una cantidad importante el periodo máximo de vida en distintas especies animales: Restricción Calórica acompañada de una nutrición óptima.  

Actualmente se está probando un modelo experimental en primates, los animales más parecidos al hombre y aunque no han concluido esos estudios, se ha comprobado que los indicadores biológicos y bioquímicos del envejecimiento son revertidos con ese procedimiento.  

Pero, no se han realizado investigaciones en seres humanos, por lo que no se ha podido comprobar si en el hombre funciona igual, aunque, si se han realizado algunas investigaciones que ofrecen la esperanza de que en el hombre se puedan reproducir los mismos resultados, ya que en estudios piloto, se ha constatado que los indicadores mencionados también son revertidos.
   
Actualmente existen numerosos informes científicos en modelos experimentales, ejemplo de los cuales es el artículo Caloric Restruction and Agin, en los que se afirma haber observado la posibilidad de dar a nuestro organismo “la oportunidad” de vivir más tiempo, comiendo menos. “Una alimentación fuertemente disminuida, especialmente con una menor cantidad de carnes y grasas, significa de hecho, una vida más sana y larga”. (K. Ransberger, 1991:166) 

A mediados de la década de los años treinta, Clive McCay realizó los primeros experimentos sobre la restricción calórica y su relación con el envejecimiento. En estos experimentos se logró duplicar el periodo máximo de vida de ratones, mediante restricción calórica o “subnutrición”. En este régimen de subnutrición, el consumo total de calorías es rigurosamente limitado, al mismo tiempo que se aumenta la ingesta de los nutrientes esenciales como vitaminas, ácidos graos esenciales y minerales y de fitoquímicos contenidos en alimentos naturales.  

Tiempo después, Roy L. Walford realizó imperantes descubrimientos sobre los beneficios que representa la restricción calórica en los periodos de vida de ratones. En su libro Vivir 110 Años señala que la “subnutrición sin llegar a la desnutrición es el concepto clave en una modulación dietética del periodo de vida”. (1981:88)  

Walford realizó estudios sobre restricción calórica junto con el Dr. Richard Weindruch, autor del artículo Caloric Rrestriction and Aging, publicado en la revista Scientific American. En su artículo, Weindruch muestra y explica evidencias de que la restricción calórica retrasa el envejecimiento, principalmente, mediante la disminución de la producción de los radicales libres, ya mencionados.  
Es importante señalar que, la restricción calórica no solo prolonga la vida, sino que es capaz de disminuir en animales, la frecuencia de enfermedades como diversos tipos de cáncer, cataratas, descoloramiento y pérdida del cabello, resequedad de la piel, enfermedades del riñón y del corazón se presentan con menos frecuencia. No obstante, como ya mencionamos, no se ha podido corroborar si en los seres humanos se puede también con esta estrategia aumentar el periodo máximo de vida, como se ha logrado hacer con animales.

RELACIÓN ENTRE NUTRICIÓN, SALUD Y LONGEVIDAD 
Actualmente existe un consenso entre los investigadores científicos: El organismo del ser humano, ha sido dotado por la naturaleza con la capacidad para mantenerse sano y activo durante aproximadamente 120 años. De acuerdo con esta creencia, estamos genéticamente programados para vivir con salud, vigor y elevada calidad de vida alrededor de 120 años.  

Bajo ese enfoque, la salud debe ser percibida como un fenómeno de gran fortaleza y energía física y mental que permita enfrentar con éxito los problemas y desafíos que se presentan a través de la vida. Siento el estado natural del hombre: una vida larga, activa y saludable.  
Entonces:  
  1. ¿Por qué la mitad de la población muere antes de haber alcanzado los 70 años y la otra mitad alcanza a vivir entre 70 y 80 años?.
  2. ¿Por qué una proporción importante de la población vive cansada, frustrada, enferma, discapacitada y con síntomas y molestias que merman de manera importante su calidad de vida?
  3. ¿Por qué muchas personas envejecen y mueren prematuramente?.
  4. ¿Por qué actualmente padecemos una pandemia de sobrepeso, obesidad y todo tipo de enfermedades degenerativas que se distribuyen homogéneamente entre todo tipo de poblaciones y alcanzan progresivamente a segmentos más jóvenes y a niños?
  5. ¿Por qué solo una muy pequeña porción de personas viven sanas y alcanzan una longevidad próxima a los 100 años?.
  6. ¿Qué es lo que está fallando. Las teorías esbozadas hasta ahora o algo estamos haciendo mal?.
  7. ¿Existen pruebas y ejemplos de que nuestra longevidad sea de 120 años y si es así, por qué no la alcanzamos?.
  8. ¿Y si existen esas pruebas, en que estamos fallando y qué podemos hacer para elevar el estado de salud y calidad de vida y aumentar la esperanza promedio de vida de la gente?.
  9. ¿Qué podemos hacer para abatir la pandemia de enfermedades modernas que afectan gravemente a nuestra población?.
El hombre ha sido dotado con un armonioso conjunto de complejos y delicados mecanismos bioquímicos que le permiten auto regenerarse y renovar constantemente sus moléculas, células y tejidos dañados y desgastados por los diversos factores ambientales, para vivir con salud y alcanzar la longevidad programada en sus genes. Para desarrollar esa capacidad, sus mecanismos bioquímicos han sido desarrollados y acoplados con precisión cronométrica perfecta para interactuar con los elementos químicos naturales del medio ambiente y sus alimentos, tomando de ellos la materia prima energética, estructural y catalítica necesaria para su desempeño óptimo, mediante un perfecto sistema de recambio y reciclaje ecológico creado por la naturaleza.  

La maquinaria bioquímica del cuerpo humano se encuentra programada para funcionar con precisión valiéndose del suministro de las sustancias orgánicas presentes en el medio ambiente y los alimentos siempre y cuando estas se encuentren en las concentraciones, combinaciones y proporciones establecidas por la naturaleza a través de un proceso evolutivo de millones de años.  

La adquisición de sustancias orgánicas conservando su configuración química, así como las combinaciones, concentraciones y proporciones originales, presentes en los alimentos naturales, es un requisito fundamental (porque así estamos genéticamente programados por la evolución) para lograr una salud óptima, una elevada calidad de vida y alcanzar una longevidad máxima de 120 años.  

¿Por qué el hombre moderno se encuentra sometido a una pandemia de enfermedades degenerativas que degradan su salud y calidad de vida, envejece y muere prematuramente limitando su longevidad a un promedio de 75 años?. Porque con los alimentos y la dieta moderna, no recibe la materia prima necesaria para desplegar toda su capacidad genético-biológica. Tanto la calidad de su medio ambiente, como de su alimentación ha sufrido en el último siglo una abrupta y radical alteración que afecta la bioquímica de su organismo.  

La degradación del medio ambiente y la alimentación está conduciendo al hombre por un camino de involución biológica, enfermedad, discapacidad, disminución de su calidad de vida, envejecimiento y muerte prematura. Este proceso de involución, inclusive, lo está haciendo perder características anatómicas propias de su especie.  

La nutriología, la medicina y la ecología modernas, nos sugieren que el hombre debe trabajar de acuerdo con la naturaleza e incluso recibir instrucciones de ella. Restaurar los componentes y la calidad del medio ambiente y los alimentos es una premisa fundamental para recuperar la salud de nuestra sociedad enferma y ayudar a la gente a desarrollar su máximo potencial humano.  

La salud y la integridad física y mental de la presente y futuras generaciones dependen fundamentalmente de lo que se come y de la calidad del medio ambiente.  

Cuando el medio ambiente y los alimentos conservan su calidad natural original, pueden proveer a una mayoría de personas de los elementos bioquímicos necesarios para mantener y/o recuperar la salud, alcanzar la longevidad máxima posible y vivir sano y activo el mayor tiempo posible de acuerdo a las instrucciones almacenadas en nuestros genes.  

En cambio, cuando la calidad del medioambiente y los alimentos es alterada por la causa que sea, (en este caso por intervención humana); cuando las cantidades, combinaciones, concentraciones y proporciones relativas de las sustancias orgánicas utilizadas como nutrientes son modificadas, se incorporan al medio ambiente y la alimentación sustancias artificiales que previamente no existían en la naturaleza, se produce un proceso de inadaptación que se traduce en envejecimiento acelerado acompañado de enfermedades, discapacidades, disminución de calidad de vida y muerte prematura.

Estadísticamente se ha probado que:  
  1. Aproximadamente un 25 % la población tolera sin enfermarse gravemente la dieta moderna compuesta por alimentos alterados.
  2. Aproximadamente un 50 % sufre distintos grados de inadaptación moderada que lo conduce a sobrevivir precariamente disminuyendo su salud, calidad de vida y longevidad.
  3. Aproximadamente el restante 25 % sufre de una severa inadaptación que lo lleva a enfermar muy gravemente y a morir prematuramente, disminuir drásticamente su calidad de vida y longevidad. Se encuentra en constante expansión la tasa de nacimientos de niños con taras mentales o físicas que los imposibilitan a vivir con normalidad.
  4. Cuando una comunidad primitiva conserva la calidad de su medio ambiente y sus costumbres alimentarias ancestrales, mantiene un elevado grado de salud, calidad de vida, ausencia de enfermedades y gran longevidad. La tasa de enfermedades y taras congénitas físicas y mentales es cero.
  5. Cuando miembros de esa comunidad primitiva emigran al “mundo civilizado” adquieren el mismo precario nivel de salud, las mismas enfermedades, calidad de vida y longevidad de las poblaciones occidentalizadas.
  6. Cuando en una comunidad primitiva se incorpora a su dieta los alimentos industrializados, 20 años después, se reproduce la misma incidencia occidental de obesidad, diabetes, cáncer, cardiopatías, artritis otras enfermedades comunes en occidente y taras congénitas.
  7. Fenómenos muy similares se han reproducido en modelos experimentales con animales.
Lecturas recomendadas para ampliar este texto:  
  • 1. McCarrison, R., Studies in Deficiency Diseases, Lee Foundation for Nutritional Research, Milwaukee, Wisconsin, 1945. 
  • 2. Sir Robert McCarrison. Studies in Deficiency Disease. Oxford Medical Publications, 1921. http://www.soilandhealth.org/02/0203cat/020306carison/mccarrison.html 
  • 3. Sir Robert McCarrison. Nutrition in Health and Disease. By Major-General Sir Robert McCarrison, C.I.E., M.D., D.Sc., LL.D., F.R.C.P., I.M.S. (Ret.), Oxford. British Medical Journal. London: Saturday, September 26th, 1936. Read in opening a discussion in the Section of Nutrition at the Annual Meeting of the British Medical Association, Oxford, 1936.
  • http://www.soilandhealth.org/02/0203cat/020306carison/medtest_mccarrison1.html 
  • 4. Weston A. Price, Nutrition and Physical Degeneration, Los Angeles California. American Academy of Nutrition, 1950. 
  • 5. Price, Weston A., D. D. S., Nutrition and Physical Degeneration: A Comparison of Primitive and Modern Diets and Their Effect. Price-Pottenger Nutrition Foundation. 1982. Se puede conseguir en Price-Pottenger Nutrition Foundation, PO Box 2614, La Mesa, Ca, 92044-2614, USA.  
  • 6. Price, Weston A., D. D. S., Nutrition and physical Degeneration: A comparison of Primitive and Modern Diets and Their Effects, Price-Pottenger Nutrition Foundation, 1982. 
  • 7. WESTON A. PRICE, MS., D.D.S., F.A.G.D. A Comparison of Primitive and Modern Diets and Their Effects. Member Research Commission, American Dental Association. Member American Association of Physical Anthropologists. Author, "Dental Infections, 8. Oral and Systemic". A Comparison of Primitive and Modern Diets and Their Effects. La Fundación Weston A. PriceSM. PMB #106-380. 4200. Wisoncsin Avenue, NW. Washington, DC 20016. http://www.westonaprice.org/membership/wapfbrochure_es.html
  • http://www.westonaprice.org/index.html 
  • 9. H. Trowell, D. Burkitt, K. Heaton, editors: Dietary fibre, fibre-depleted foods and disease. London, Academic Press, 1985. 
  • 10. D. Burkitt: An approach to the reduction of the most common western cancers. The failure of therapy to reduce disease. 
  • 11. T. L. Cleave. THE SACCHARINE DISEASE. Conditions caused by the Takingof Refined Carbohydrates, such as Sugar and White Flour T. L. CLEAVE, M.R.C.P. (Lond.). Member of the Institute of Linguist. Surgeon-Captain Royal Navy (Retd.) Formerly Director of Medical Research, Institute of Naval Medicine. WITH A FOREWORD BY D. P. BURKITT, M. D., F.R.S., F.R.C.S. (Ed.), D.Sc. (Hon.), F.R.C.S.I. (Hon.) Medical Research Council External Staff BRISTOL JOHN WRIGHT & SONS LIMITED 1974.
  • http://journeytoforever.org/farm_library/Cleave/cleave_toc.html 
  • 12. T. L Cleave. The Saccharine Disease. Keats, New Canaan CT, 1975. 
  • 13. T.L. Cleve. The Saccharine Disease. Keats Publishing, Inc., 36 Grove St., New Canaan, Ct 068400, 1984.  
  • 14. Francis M. Pottenger, Jr., MD. POTTENGER'S CATS. The Original Study In Animal And Human Nutrition.
  • http://www.price-pottenger.org/
  • http://www.westonaprice.org/nutrition_greats/pottenger.html
  • http://www.price-pottenger.org/Articles/PottsCats.html  
  • 15. Hotchkiss, Thomas. A Personal Memoir of Francis M. Pottenger, Jr., M. D. The Price-Pottenger Nutrition Foundation, 1975.  
  • 16. Francis M. Pottenger, Jr., M. D., Pttenger’s Cats: A Study in Nutrition. Price-Pottenger Nutrition Foundation, 1983. Some links of interest:
  • http://www.price-pottenger.org/Articles/PottsCats.html
  • Pottenger’s Cats- A study in NutritionFeeding Cats for maximum health the Billinghurst Way
  • www.rawmeatybones.com 
  • 17. Potter, M., Kaufmann, A., Blake, P., and Feldman, R. "Unpasteurized Milk - The Hazards of a Health Fetish." The Journal of the American Medical Association, Vol. 252, No. 15, 2048-2052, October 19, 1984.  
  • 18. Pottenger, F. M., Jr. "The Effect of Heat-Processed and Metabolised Vitamin D Milk on the Dento-facial Structures of Experimental Animals." American Journal of Orthodontics and Oral Surgery, Vol. 32, No. 8, 467-485, August, 1946 
En efecto, estudios epidemiológicos y estadísticos en humanos y modelos experimentales en animales, han corroborado que los alimentos industrializados, elaborados con ingredientes refinados, aditivos y agregados de químicos artificiales, dan origen a un proceso de inadaptación que produce generaciones completas de seres enfermos, o con una mayor tendencia a enfermar con facilidad; y una involución bioquímico-anatómica que los hace perder parte de las características propias de su raza.  

Por otra parte, se ha demostrado que tanto las mutaciones genéticas que habitualmente se producen en todos los seres vivos, como la interacción de los genes con el medio ambiente, hace que aproximadamente un 25 % de individuos humanos y animales de una población determinada, desarrollen  necesidades acrecentadas de micronutrientes, las que pueden alcanzar proporciones de hasta 1500 % por encima del promedio normal para su especie. Y que para esas personas ni siquiera una dieta debidamente equilibrada, compuesta exclusivamente por alimentos naturales y de excelente calidad puede proporcionarles los micronutrientes necesarios para mantener su salud y calidad de vida en condiciones óptimas y alcanzar su máxima longevidad. Estos individuos pueden mantenerse sanos exclusivamente consumiendo, además de una alimentación saludable: complementos alimenticios, con micronutrientes extras que cubran sus requerimientos individuales acrecentados.  

Lecturas recomendadas para ampliar este texto:  
  • 1. Roger Williams. Biochemical Individuality: The Basis for the Genetotrophic Concept. 1956, 1963 (soft cover), John Wiley & Sons. 1969 (soft cover), Univ. of Texas Press (7th printing, 1979). 1998 (soft cover), Keats Publishing, with new Introduction by Jeffrey Bland, new Afterward by Donald R. Davis, 1988 In Memoriam by Donald R. Davis, and expanded index. Translated into Russian 1960, Italian 1964, and Polish 1969.
  • 2. Abraham Hoffer & Morton Walker. La Nutrición Ortomolecular. Barcelona. Editorial Obelisco. 1998. 
ENVEJECIMIENTO PRIMARIO Y ENVEJECIMIENTO SECUNDARIO 

FACTORES QUE ACELERAN O RETARDAN EL ENVEJECIMIENTO
Durante toda su existencia, el hombre ha considerado que su vida es efímera e insuficiente para realizar todos sus sueños y proyectos, en consecuencia, ha buscado afanosamente como incrementarla y alargar su periodo de juventud. “El tiempo promedio de vida actual, es lastimosamente corto y todos deberíamos vivir varias décadas más”. Roy Walford.  

Desde siempre, el hombre se ha preguntado por qué se envejece y ha propuesto diversas teorías para explicar este proceso, ante el cual, a ciencia cierta no se ha encontrado una respuesta contundente. En distintas épocas, se ha buscado con ansia la fuente la juventud. Durante esa búsqueda, se han creado infinidad de teorías sobre el envejecimiento y procedimientos para evitarlo o retardarlo.  

Pero lo cierto es que hasta no se ha logrado vencer el proceso de envejecimiento natural y primario programado en los genes humanos. Tal vez en un futuro próximo sea posible rebasar el límite de longevidad impuesto por la naturaleza al hombre, el cual ronda en los 120 años.  

Al parecer, el periodo máximo de vida se encuentra predeterminado por una especie de reloj biológico interno que dirige progresivamente, a un compás y ritmo característico inherente a la especie humana, el proceso de envejecimiento primario, programado para que el hombre alcance una longevidad máxima de 120 años. El proceso de envejecimiento primario dirigido por nuestra herencia genética es hasta ahora, como lo ha explicado el Dr. Roy Walford, inevitable e irreversible, por lo menos hasta ahora.
Es importante subrayar que si bien hasta este momento no se ha logrado demostrar experimentalmente la existencia de algún procedimiento para revertir el envejecimiento primario y rebasar el limite de vida impuesto por la herencia genética a la especie humana, eso no quiere decir que en el futuro eso sea imposible de lograr, puesto que si se ha corroborado que esto es posible en animales de experimentación. 

En modelos de investigación con animales, se han sometido a experimentación diversos procedimientos para lentificar el proceso de envejecimiento primario e incrementar significativamente el tiempo máximo de vida. Se han realizado estudios exitosos con los que se ha logrado vencer y rebasar considerablemente el límite de longevidad impuesto a su especie: 
  1. En rata blanca. Restricción calórica acompañada de un alto valor nutritivo. Se incrementó tanto el periodo promedio de vida, como el periodo máximo de vida un 42 %.
  2. En araña frontinela pyramitel. El periodo promedio de vida se incrementó 90 % y el periodo máximo de vida 39 %.
  3. En pulga de agua. El periodo promedio de vida se incrementó 70 % y el periodo máximo de vida 42 %.
  4. En guppy. El periodo promedio de vida se incrementó 39 % y el periodo máximo de vida se incrementó 10 %.
  5. En protozoo. El periodo promedio de vida se incrementó 85 % y el periodo máximo de vida 92 %.
  6. En animales de sangre fría. Con reducción de la temperatura corporal. Se logró triplicar la longevidad: se incrementó 300 % el periodo máximo de vida. (Roy Walford. “Beyond the 120 Years Diet”. 2000.)
  7. En ratón. Con trasplante de glándula pineal de ratones jóvenes a animales viejos, se logró incrementar la longevidad máxima entre 30 y 35 %. (Walter Pierpaoli. William Regelson. Carol Colman. The Melatonin Miracle”. 1995.)
  8. En raton. Suministrándoles melatonina como complemento alimenticio, logró aumentar el periodo máximo de vida entre un 30 a 40 %. (Walter Pierpaoli. William Regelson. Carol Colman. The Melatonin Miracle”. 1995.)
Es importante aclarar, que en los experimentos con restricción calórica se suministró una dieta sumamente nutritiva compuesta de alimentos naturales e integrales y se excluyó por completo alimentos elaborados con ingredientes refinados, artificiales y aditivos químicos. Roy Walford la denomina Dieta Alta Baja. Alta en micronutrientes y baja calorías. Aunque estos procedimientos no han sido corroborados en seres humanos, existen evidencias de que podrán producir los mismos efectos. (Roy Walford. “Beyond the 120 Years Diet”. 2000.) 

ESTRATEGIA ANTIENVEJECIMIENTO Y ENVEJECIMIENTO SECUNDARIO 
Si bien hace falta aun mucha investigación sobre como revertir o lentificar el envejecimiento primario, si ha comprobado fehacientemente que el envejecimiento secundario se puede controlar, revertir y lentificar con medidas nutricionales. Ha quedado plenamente demostrado que:  
  1. Una dieta libre de alimentos industrializados, refinados y aditivos químicos revierte diversos indicadores del envejecimiento, mejora la salud, aumenta la longevidad promedio, la calidad y expectativa de vida activa.
  2. La ingesta extra de micronutrientes, nutracéuticos y fitoquímicos como complemento alimenticio, especialmente de efecto antioxidante, revierte diversos indicadores del envejecimiento, mejora la salud, aumenta la longevidad promedio hasta un 50 %, así como la calidad y expectativa de vida activa.
  3. Una dieta baja en nutrientes proveedores de calorías, pero rica en todos los demás nutrientes produce los mismos resultados mencionados.
  4. Una diversidad de dietas bajas en hidratos de carbono especialmente refinados, desde las muy bajas como la de Atkins, hasta las moderadamente bajas como la de Barry Sears, promueven la salud y la longevidad y revierten significativamente los principales indicadores del envejecimiento.
DEFINICIÓN DESCRIPCIÓN DEL ENVEJECIMIENTO SECUNDARIO 
El envejecimiento secundario es el proceso que determina que una persona viva más o menos tiempo y con mejor o menos salud y calidad de vida, dentro de ese rango de los 120 años. Contadas personas alcanzan a vivir 120 años, la mayoría viven menos tiempo, el periodo promedio de vida actual es de aproximadamente 80 años. Eso quiere decir, que la mitad de la gente que nació en un momento dado, ha muerto al cumplir los 80 años. También quiere decir que estamos viviendo menos tiempo y con menos y calidad de la que estamos genéticamente programados para vivir.  

De hecho, el periodo promedio de vida de la población se ha incrementado espectacularmente durante los últimos siglos. Desde el siglo XVIII cuando se contaba con una expectativa media de vida de 25 años, pasando por 1900 con una expectativa promedio de vida de 47 años, hasta nuestros días, tiempo en que hemos alcanzado una expectativa promedio de 76 años, hemos triplicado el tiempo promedio que vivimos. Solamente durante el siglo XX la esperanza promedio de vida creció 71 %, incremento superior al alcanzado por la especie humana en los últimos 100 mil años hasta antes del siglo XX. Un logro espectacular. 

Aunque, es necesario aclarar que este logro es resultado principalmente de haber reducido la mortandad infantil ocasionada por el hambre, la insalubridad y epidemias que se han logrado erradicar y la mortandad adulta ocasionada por guerras, precarias e inseguras condiciones laborales e insalubridad de muchas ciudades. Con una mejor alimentación infantil calórico proteica, la erradicación de epidemias infecciosas, las mejores condiciones de salubridad y seguridad en las ciudades, centros de trabajo y producción y distribución de alimentos y disminución importante de guerras, hemos logrado disminuir la mortandad en general y alargar el periodo promedio de vida de la población mundial. Así, se ha rectangularizado la curva (representación gráfica) de esperanza promedio de vida.  

Los mecanismos que determinan la supervivencia promedio de la población, se encuentran influidos por una parte por la susceptibilidad genética a diversas enfermedades y por la otra parte por diversos factores ambientales desencadenantes como estilo de vida, calidad del medio ambiente y alimentación. Los avances en el conocimiento científico en este campo muestran que es posible controlar y modificar estos factores desencadenantes de manera que se desacelere, lentifique o revierta el proceso del envejecimiento secundario y las enfermedades que lo acompañan.  

Durante los últimos siglos se ha logrado incrementar significativamente el periodo promedio de vida de la población (edad en la cual ha muerto la mitad de un conjunto de gente nacida en un momento dado) como se muestra en la grafica adjunta de curva de supervivencia. Si con esa tónica, se lograra erradicar las epidemias de nuestro siglo: obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, artritis, Alzheimer, esclerosis múltiple, SIDA y otras, sería imposible continuar incrementando indefinidamente el periodo promedio de supervivencia y rebasar la barrera de 120 años, topándonos así con una barrera biológica infranqueable hasta ahora. 

La supervivencia máxima de aproximadamente 120 años, no ha sido modificada en absoluto durante los últimos 120 mil años desde el origen del Homo Sapiens y es improbable que en un futuro próximo se logre incrementar. Entonces es de fundamental importancia distinguir entre los dos tipos distintos de envejecimiento

ENVEJECIMIENTO PRIMARIO Y SECUNDARIO
El envejecimiento primario es inherente a la naturaleza humana, genéticamente determinado, inevitable, irreversible y predetermina una expectativa máxima de vida de 120 años. Este da origen a un progresivo declive físico y mental iniciado a partir de los 25 años de edad.  

El envejecimiento secundario es consecuencia de una degradación biológica causada por factores ambientales desencadenantes y modificables tales como calidad del medio ambiente, carga de estrés, alimentación, adicciones y actividad física. Junto con los factores que lo producen, este es controlable, se puede lentificar y en algunos casos revertir.  

De todas las variables capaces de influir en el envejecimiento secundario, la ciencia ha demostrado que la calidad del medio ambiente, los alimentos, los nutrientes y la actividad física, ejercen el papel principal.  

Un medio ambiente contaminado, una alimentación compuesta por alimentos alterados por los procesos de industrialización, junto a la inactividad física, aceleran el envejecimiento y son causa de las epidemias modernas.  

Un medio ambiente limpio, una alimentación saludable compuesta por alimentos naturales sin refinar y sin contaminar en conjunto con complementos alimenticios y una actividad física adecuada para cada persona, son factores que individualmente o en conjunto, pueden lentificar y revertir el envejecimiento secundario y evitar las epidemias modernas causantes de una gran carga de morbilidad, discapacidad y mortandad a edad prematura.  

Actualmente contamos con valiosos conocimientos que nos permiten implementar sencillas practicas de autocuidado de la salud para vencer el envejecimiento secundario y las enfermedades modernas.  

LA NUTRICIÓN: COLUMNA FUNDAMENTAL DE LA ESTRATEGIA ANTIENVEJECIMIENTO 
El pilar fundamental del estilo de vida antienvejecimiento se encuentra en la nutrición, científica e individualmente diseñada, basada en una alimentación 100 % natural y orgánica y acompañada de complementos alimenticios, capaces de satisfacer tanto las necesidades nutricionales normales, como las exigencias extras, impuestas por mutaciones genéticas o por diversos factores ambientales.  

Como ya mencionamos, durante el siglo XX, diversos estudios poblacionales, epidemiológicos y estadísticos mostraron que la salud y la longevidad se encuentran especialmente influidas por la alimentación y la calidad del medio ambiente. Las condiciones de degradación de salud y calidad de vida del hombre moderno, así como las epidemias que padecemos actualmente, son exclusivas del hombre moderno y de los animales de cautiverio o en animales de experimentación, son inexistentes en poblaciones que conservan sus ambientes y dietas primitivas y en animales que viven en su entorno natural.  

En numerosas ocasiones se ha comprobado que los miembros de poblaciones primitivas aisladas de la civilización, con dietas compuestas de alimentos orgánicos, sin procesar y libres de sustancias tóxicas, mantienen inalterables sus características bioquímico-anatómico-raciales, una extraordinaria longevidad, salud y vigor físico y mental, su proceso de envejecimiento transcurre libre de las enfermedades y la lastimosa calidad de vida que caracterizan al hombre del mundo moderno.  

Se ha corroborado, que la decadencia física y mental durante la vejez y las enfermedades del mundo moderno no son características normales, naturales e intrínsecas del envejecimiento primario de los seres vivos incluyendo el hombre y por lo tanto son evitables.  

Es precisamente sobre este deterioro biológico producido por factores ambientales desencadenantes, causa de un envejecimiento secundario, prematuro y evitable, sobre el que podemos intervenir con una Estrategia Nutricional Antienvejecimiento. Luego entonces, nuestra estrategia se enfoca en satisfacer de manera óptima los requerimientos nutrimentales individuales, para lograr una salud óptima y una máxima longevidad acompañada de un envejecimiento con una elevada calidad de vida, activo y saludable. 

Numerosos ensayos científicos certifican que es posible añadir un 50 % de supervivencia saludable y activa, al periodo promedio de vida actual, rectangularizando la curva de supervivencia, mediante la administración de una dieta sana compuesta de alimentos orgánicos, naturales e integrales, exenta de ingredientes refinados y sintéticos, junto a un plan individualizado de complementos alimenticios de micronutrientes, nutrientes accesorios, fotoquímicos y fibras. Para algunas personas será necesario administrar dosis  ortomoleculares (megadosis) de algunas vitaminas y oligoelementos además de las  hormonas DHEA y melatonina. También será necesaria la practica regular de ejercicio físico adecuado a la edad y condición física, técnicas de control de estrés y meditación con pensamientos positivos.

RESTAURACIÓN BIOLÓGICA
Nuestra estrategia, cuya finalidad es una restauración biológica, ofrece nuevos enfoques surgidos de recientes trabajos de investigación científica sobre bioquímica, fisiología, nutrición, dietética, envejecimiento, estrés oxidativo, antioxidantes, ácidos grasos esenciales, eicosanoides y fitoquímicos.  

Una numerosa cantidad de estudios sugiere que el deterioro biológico y los trastornos que actualmente acompañan al envejecimiento, pueden ser prevenidos, lentificados y  revertidos con el suministro apropiado de alimentos y nutrientes.  

Como ya comentamos, si bien el envejecimiento natural y primario es inevitable, los problemas que afligen no solamente a los adultos mayores, sino a toda nuestra población, son evitables y reversibles con una intervención oportuna y adecuada que puede iniciarse desde la niñez o la juventud, con una alimentación saludable, complementos alimenticios, ejercicios y técnicas de control de estrés. Se trata así de un programa de vida sana que aprovechando los revolucionarios conocimientos con que contamos, pueda proporcionar una salud y calidad de vida óptimas para todos los segmentos de la población.  

Para este propósito, vamos a intervenir a tiempo mediante diversas técnicas dietéticas sobre los diversos factores ambientales que interactúan con nuestros genes determinando su expresión. Esta estrategia actúa sobre las células y la homeostasis a escala molecular. Vamos a actuar sobre los genes, las membranas celulares, las mitocondrias, las hormonas, los eicosanoides, los neurotransmisores, las propiedades reológicas de la sangre, las células del endotelio vascular, las neuronas etc.  

En este contexto es muy importante coadyuvar a la desintoxicación del organismo mediante técnicas de depuración hepática, renal, intestinal y a través de la piel. Y puede resultar de suma valía la aplicación de procedimientos de hidroterapia.  

De manera muy especial es muy importante combatir el estrés oxidativo y minimizar y revertir el daño ocasionado a las membranas citoplasmáticas, mitocondriales, nucleares y al código genético, así como al endotelio vascular, lipoproteínas y neuronas.  

De manera específica se trabajará en modificar diversos indicadores bioquímicos y antropométricos que funcionan como factores de riesgo promotores de la enfermedad y aceleradores del envejecimiento.  

Por otra parte se procurará reducir la carga de estrés originado por las tensiones sociales, laborales y familiares, la angustia existencial provocada por traumas psicológicos y por relaciones interpersonales patológicas y por la preocupación excesiva por los asuntos cotidianos.  

Tanto el profesional de la salud como sus pacientes, deberán comprometerse en emprender acciones comunitarias y efectivas para disminuir y minimizar la insalubridad y la polución ambientales.  

La dietoterapia se centrará en suprimir de la dieta en forma absoluta todos los alimentos elaborados con ingredientes refinados o artificiales tales como azúcar, aceites y grasas industrializadas,  y sustituirlas por alimentos naturales, integrales y orgánicos, en equilibrar de manera óptima las proporciones de carbohidratos, proteínas y grasas ingeridas, en incluir en la dieta porciones importantes de alimentos crudos. Insistiendo que muchas personas con requerimientos acrecentados de diversos nutrientes, requerirán de complementos alimenticios.  

Ahora contamos con un gran cúmulo de conocimientos que se pueden utilizar como útiles herramientas para ayudar al cuerpo humano a recuperar su capacidad natural para vivir con un elevado grado de salud y calidad de vida durante por lo menos 120 años.  

¿Por qué a pesar de eso, el hombre sigue enfermando y menoscabando calidad de vida y longevidad?. Como ya mencionamos y profundizaremos en los siguientes capítulos, la razón principal se encuentra en la alteración del medio ambiente y en una alimentación compuesta por alimentos industrializados.  


© 2014 Derechos de autor reservados conforme a la ley a nombre de NutriTips. 
Se autoriza a reproducir sin previo permiso los artículos del Lic. Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña, siempre y cuando se respete la integridad del texto o de los párrafos que se utilicen, y se indique expresa y claramente el autor y la fuente.
Todos los escritos y artículos publicados o reproducidos en este sitio, además, e independientemente de que tengan protección legal por parte de Google, quedan además, amparados y protegidos legalmente por la Publicación Periódica NutriTips y de los certificados señalados a continuación.
Certificado de Licitud de Título No. 8885 expedido por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación el 22 de septiembre de 1995, a nombre de NutriTips y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.  
Certificado de Reserva de Derechos al uso Exclusivo del Título NutriTips (Revista), Contenido (Orientación, información y guía de nutrición, productos naturistas, complementos alimenticios y deportivos) No. 002774/95, expedido el 13 de octubre de 1995, por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación el 22 de septiembre de 1995, a nombre de NutriTips, como titular Miguel Arturo E. Alvarado Arenas y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña. Y refrendada con los mismos datos el 8 de noviembre de 1996.
Certificado de Licitud de Contenido No. 6806 expedido por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaria de Gobernación el 11 de octubre de 1996, a nombre de NutriTips y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.
Publicar un comentario

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.