martes, 15 de octubre de 2013

Alto al almidón inductor de sobredosis de glucosa

Alto al almidón inductor de sobredosis de glucosa

Por: Scott Rackinow
Publicado en la revista: Life Extension de julio del 2013
Traducido al español por Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Original:
Stop Starch Induced Glucose Surges

Puedes bajar aqui el articulo en ingles y traducido al español en formato de Word:
Articulo Atlo al almidon en ingles
Articulo Alto al almidon en español

Hace aproximadamente 35 años, el gobierno federal revisó sus guías alimentarias con el propósito de convencer a los estadounidenses, de aumentar a 60 % su consumo diario de carbohidratos. El objetivo era “lograr una vida más sana”.1
Stop Starch-Induced Glucose Surges
Las últimas directrices del Instituto de Medicina recomiendan una ingesta diaria aún más elevada, de hasta un 65% de hidratos de carbono, de la ingesta calórica total.2

El resultado ha sido evidente y catastrófico, una epidemia de obesidad, de síndrome metabólico, de diabetes tipo II y de otras enfermedades crónicodegenerativas que amenazan seriamente la vida.2

La causa y razón más importante, es muy simple: el almidón, principal componente de la mayoría de los alimentos modernos, es una de las más abundantes fuentes dietéticas de azúcar y causante de bruscas y peligrosas subidas de glucosa en la sangre después de las comidas. 3,4

Incluso productos alimenticios considerados teóricamente como saludables, por ejemplo, “granos enteros” como trigo o arroz integral, contienen elevadas concentraciones de almidón de fácil digestión, que al digerirse se convierte rápidamente en azúcar, y provocan una excesiva concentración de glucosa en la sangre.5

Afortunadamente, algunos investigadores han descubierto una enzima de doble acción denominada transglucosidasa, la cual bloquea la conversión del almidón en azúcar y al mismo tiempo lo transforma en una fibra prebiótica y beneficiosa.6

Como no es posible eliminar o evitar todo el almidón presente en los alimentos modernos, se puede sin embargo, neutralizar su impacto negativo en el cuerpo humano gracias a la utilización la transglucosidasa. La enzima transglucosidasa se constituye así, una nueva herramienta, en un potente mecanismo de protección contra los efectos nocivos del exceso almidón de rápida digestión presente en los alimentos.

Reveladores estudios de laboratorio han demostrado que cuando la enzima transglucosidasa entra en contacto con los alimentos ricos en almidón en el tracto digestivo, se logra una reducción de un 31 % del almidón de digestión rápida (del tipo que incrementa las concentraciones de azúcar en la sangre justo después de las comidas) y a su vez incrementa en un 11 % el almidón de digestión lenta (el cual se convierte en azúcar a una velocidad inferior).7 En conjunto, esto significa una disminución de un 40 % del abastecimiento de glucosa proveniente de la digestión del almidón que comemos. Estos estudios clínicos en humanos han confirmado la capacidad de la enzima transglucosidasa para reducir las concentraciones de glucosa y también de insulina en la sangre.

Para un típico adulto promedio, este descubrimiento ofrece una poderosa manera de protegerse contra las elevaciones patológicas de glucosa y de insulina en la sangre después de las comidas, lo cual preserva la función pancreática, disminuye la posibilidad de desarrollar prediabetes y diabetes y en última instancia logra mejorar la salud y tener una vida más larga.

Peligros ocultos en una dieta alta en almidón
Probablemente usted sabe que si se es diabético, o que aun sin serlo puede experimentar de ligeras a severas elevaciones de glucosa en la sangre, después de las comidas, por lo tanto, lo peor que se puede hacer es consumir azúcar, siento esta, una de las peores sustancias que se puede introducir en el cuerpo. Pero lo que quizás no se sabe, es que una de las mayores fuentes de glucosa en su dieta, no es tanto el azúcar de caña, sino el almidón. 7 Y que incluso, los granos enteros, se convierten en azúcar durante la digestión; cada gramo de almidón que se come equivale libera un gramo de glucosa en la sangre; 5, 8 contra medio gramo de glucosa que proporciona cada gramo de sacarosa o azúcar de caña.

Eso significa que incluso consumir alimentos teóricamente sanos como pan integral, arroz integral o pasta de trigo integral, puede provocar bruscos incrementos de glucosa y de insulina en la sangre, siendo en última instancia, la elevada densidad de almidón contenido en un sinnúmero de alimentos tanto refinados como integrales, una amenaza para la salud, especialmente si se sufre previamente, de resistencia a la insulina, sufriendo así de un estado prediabético o principio de diabetes.

Los alimentos ricos en almidón son los principales precursores dietéticos de glucosa, siendo ricos en amilopectina, principal forma de almidón que se digiere rápidamente en el tracto digestivo humano.9

Debido a que el almidón presente en varios y diversos alimentos, se convierte en el azúcar simple denominado glucosa, a diferentes velocidades, la diferente variedad de la velocidad de la digestión del almidón y su asimilación en forma de glucosa, se traduce en variables tasas de elevación de azúcar en la sangre, diferentes respuestas de la secreción insulínica, así como  diferentes puntos de saciedad (sensación de plenitud que se obtiene después de comer una determinada cantidad de comida). 5,10.

Independientemente de la forma del almidón y de su velocidad de digestión y absorción, todo el almidón que se come, proveniente del pan, pasteles, pastelillos, cereales, galletas, tortillas, arroz, papas y una amplia gama de otros alimentos, se convierte en glucosa a medida que atraviesa el tracto digestivo 5,7,8 siento el resultado, una brusca, excesiva y peligrosa elevación de la concentración de glucosa, así como de la secreción de insulina, sea uno diabético o no.

Cuando el azúcar (glucosa) se eleva arriba de lo normal en la sangre, esta se torna reactiva y se une anárquicamente a las proteínas del cuerpo, originando unas sustancias sumamente dañinas denominadas productos finales de glicación avanzada, resultando estas proteínas glicosiladas,  rígidas, inflexibles y disfuncionales. 11-13 Los productos finales de glicación avanzada causan y/o incrementan la inflamación y la oxidación, dando lugar a daños tisulares masivos, subyacentes a la enfermedad crónica y al envejecimiento prematuro. 12,13

Impacto del exceso de la secreción de insulina
En respuesta a los excedentes de azúcar en sangre, el cuerpo humano tiene que bombear demasiada insulina. 6, 14,15 La insulina es una hormona esencial para el metabolismo de carbohidratos y las grasas. Pero cuando se secreta en exceso, la insulina se convierte en una "hormona de la muerte." Los niveles crónicamente elevados de insulina lo colocan a uno en mayor riesgo de morir prematuramente por causa de enfermedades tan diversas como cáncer,  obesidad, ataques al corazón, derrames cerebrales y en última instancia, puede conducir a un desastre pancreático tornando a uno, en una incapacidad absoluta de controlar de la glucosa en la sangre. 14,16-18  

Incluso las personas que presentan concentraciones "normales" de glucosa en su sangre en ayuno, se encuentran en un mayor riesgo, si sus niveles de glucosa después de las comidas se elevan demasiado, demasiado rápido. 19,20

Por eso, incluso una persona que no es diabética, debe hacer todo lo posible por mantener sus concentraciones azúcar y de insulina en su sangre bajo control, si es que se quiere prevenir enfermedades, muerte prematura y lentificar el proceso de envejecimiento.

La mayoría de personas en todo el mundo, están viviendo en una peligrosa "zona gris" que amenaza a su salud, y aunque se consideren a “salvo”, sus volúmenes de glucosa e insulina en su sangre, se acercan peligrosamente a niveles anormales y patológicos, viviendo al borde de una catástrofe para su salud, sin siquiera sospecharlo. 20

Los médicos convencionales han perdido el camino
Los médicos de hoy en día, no están ayudando a mejorar la situación, ya que normalmente esperan demasiado tiempo antes abordar a un paciente en estado "prediabético" (técnicamente llamado intolerancia a la glucosa o resistencia a la insulina). Y cuando atienden a pacientes prediabético, a menudo le prescriben medicamentos sumamente costosos que no resuelven el problema pos sus causas. La prevención por medio de una alimentación correcta, tiene más sentido.

Afortunadamente, recientes investigaciones han descubierto una enzima única, que tiene una capacidad asombrosa que puede ayudar a evitar cruzar la línea de la prediabetes hacia la diabetes manifiesta, mediante la mitigación de los efectos nocivos del almidón de la dieta.6 Esta enzima transformadora se llama transglucosidasa.

Con la ayuda de la enzima transglucosidasa, durante el acto de la digestión, la estructura molecular del almidón preveniente de los alimentos, literalmente se reorganiza. En lugar de permitir que el almidón se convierta en azúcar simple que incrementa notablemente los picos de glucosa en sangre y se dispara el gatillo productor de un exceso patológico de insulina, la transglucosidasa convierte al almidón en una fibra prebiótica no digerible, que produce notables beneficios en la zona del tracto digestivo. 6,7,21-23

Con la ayuda de la transglucosidasa, se pueden lograr múltiples beneficios para la salud y la vida con un solo complemento nutritivo:
·                     Se puede disminuir la conversión del almidón en azúcar, lo que garantiza una carga de glucosa más pequeña, especialmente en el período crítico, posterior a las comidas. 6,21,22
·         Disminuye la secreción de insulina, reduciendo así el riesgo de los efectos negativos y potencialmente mortales un exceso crónico de insulina. 6,21,22
·         Puede producirse en el interior del tracto digestivo, una valiosa fibra prebiótica adicional, que reduce aún más la predisposición a padecer obesidad, síndrome metabólico, diabetes y mejorar la salud intestinal. 7,23-29
Lo que usted necesita saber
Transglucosidasa: reductor de los excesos de azúcar e insulina
Una elevada y crónica concentración de azúcar y de insulina en la sangre, representa una grave amenaza para la salud de los consumidores, incluso para las personas no diabéticas. La mayor fuente de glucosa en la dieta no es precisamente el azúcar blanco u otros azucares simples como la fructosa, sino más bien de almidón, cadenas compuestas por cientos de moléculas individuales de glucosa que se desprenden, se degrada y que son absorbidos rápidamente, inmediatamente después de la digestión.
Table 1: The Impact of Common Starchy Foods on Glucose, Insulin, and Satiety Scores
La enzima transglucosidasa ofrece un novedoso y revolucionario enfoque para frenar la conversión del almidón en azúcar como resultado de su digestión y la rápida elevación de glucosa y de insulina en la sangre mediante la conversión del almidón directamente en el tracto intestinal en un fibra prebiótica y benéfica.

Colocar un freno a la digestión del almidón, es una formidable forma de limitar los peligrosos picos de azúcar en la sangre después de las comidas, así como de aumentar el abastecimiento de fibra dietética con benéficos efectos prebióticos.

Los estudios muestran que la enzima transglucosidasa puede detener el avance y la progresión de la prediabetes a la diabetes, mientras además, limita el daño a los tejidos y la reducción de los factores de riesgo cardiovasculares y el cáncer entre prediabético y diabéticos.

Si se está preocupado por los riesgos de un exceso de azúcar y de insulina en la sangre, es recomendable tomar un complemento de enzimas transglucosidasas antes de cada comida rica en almidón.

Neutralizar almidón de la dieta
Como se mencionó anteriormente, independientemente de la forma estructural del almidón que se come, todo el almidón digerible se convierte en glucosa a medida que pasa a través del tracto digestivo. 7,8 Siendo el resultado una elevación patológica de azúcar y de insulina en la sangre a niveles de una zona de riesgo. El período de mayor peligro, es de dos horas inmediatamente después de las comidas. Los estudios demuestran que el incremento en la concentración de glucosa y de insulina durante estas dos horas posteriores a las comidas, aumenta de manera importante el riesgo de enfermedad cardiovascular. 12

Afortunadamente, la enzima transglucosidasa puede ayudar recudir o por lo menos disminuir,  el riesgo de enfermedad cardiovascular producto de la elevación de la glucosa y la insulina en la sangre, durante este peligroso periodo después de las comidas.

Además de bloquear la conversión del almidón en azúcar, la enzima transglucosidasa convierte que la perjudicial glucosa producto de la digestión del almidón, en una beneficiosa fibra dietética prebiótica. 6,23,30

En la actualidad sabemos que cuanta más fibra se consuma, mejor será el estado de salud. Las dietas altas en fibra pueden ayudar a vivir más tiempo por diversas razones 31, la fibra prebiótica sirve de alimento a las bacterias benéficas que residen en el colon; estas bacterias a su vez, pueden convertir otros tipos de fibra, en moléculas saludables capaces de normalizar las concentraciones de glucosa e de insulina en la sangre y en consecuencia reducir los niveles de inflamación, el exceso de peso, el colesterol sanguíneo y el riesgo de cáncer.32-36

A pesar de la recomendación de la Asociación Dietética Americana de que los adultos sanos debieran consumir entre 20 a 35 gramos / día de fibra dietética, la mayoría de las personas difícilmente consumen esa cantidad, en parte porque es difícil encontrar buenas fuentes apetecibles de fibra. 32

Sin embargo, tomar complementos de transglucosidasa, confiere la capacidad de convertir el almidón alimentario que produce una alta liberación de glucosa y es a su vez una fuete pobre fibra dietaria, en fibra la benéfica fibra prebiótica directamente en su tracto digestivo. 6,21,22

Los datos obtenidos en humanos confirman el beneficio de la enzima transglucosidasa para mejorar la calidad de las bacterias que residen en el tracto digestivo. En un grupo de cuarenta diabéticos tipo II que recibieron la enzima transglucosidasa durante 12 semanas, el 67% logró una considerable mejoría en el equilibrio de colonias de bacterias en su tracto digestivo y por consecuencia en su estado de salud. 37 Los investigadores creen que la modulación de las bacterias intestinales lograda con la enzima transglucosidasa utilizada como complemento nutritivo, puede ser uno de los principales mecanismos por el cual la transglucosidasa ayuda a controlar las concentraciones de glucosa y de insulina en la sangre y estimular así la pérdida de peso y prevenir o revertir la prediabetes y la diabetes tipo II.

Esto significa que la transglucosidasa tiene el potencial de cambiar radicalmente la ecuación del riesgo que representa el exceso de almidón presente en la dieta moderna. Debido al doble mecanismo de acción que bloquea la conversión del almidón de los alimentos en glucosa y en lugar de eso convertirlo en fibra prebiótica, la enzima transglucosidasa, tiene el potencial para evitar pasar de un estado prediabético (caracterizado por hiperinsulinemia y resistencia a la insulina), a un estado de diabetes manifiesta, preservando así la función pancreática, previniendo el conjunto de alteraciones patológicas derivados de un exceso de insulina, y en última instancia tiene la capacidad de prolongar el estado de juventud, así como la vida.

Debido a que un gramo de almidón puede ser convertido rápidamente por las enzimas digestivas, en ellas por la glucosidasa, en un gramo de azúcar, los alimentos con alto contenido de almidón también son altos en el azúcar simple denominado glucosa. 5,8 El azúcar proveniente de la digestión de los diferentes alimentos se libera a diferentes velocidades, de algunos alimentos más rápidamente que de otros, lo que resulta en una muy amplia variedad de liberación de glucosa y posteriormente de insulina en la sangre.  

En la siguiente tabla, podemos comparar varios alimentos con el pan blanco, un alimento muy rico en almidón de rápida digestión y asimilación. La "puntuación de la glucosa", indica la cantidad de glucosa que un alimento contiene en comparación con el pan blanco. El "puntaje de insulina" indica la capacidad que un determinado alimento tiene para elevar la insulina en la sangre, en comparación con el pan blanco. Y la "puntuación de la saciedad", indica cuán lleno o satisfecho se siente una persona después de comer idénticas cantidades de cada uno de los alimentos mencionados, en comparación con el pan blanco. 45,46

Alimento
Puntuación de la glucosa
Puntuación de la insulina
Puntuación de saciedad
Pan blanco (base de comparación)
100
100
100
Pan integral
97
96
157
Arroz blanco
110
79
138
Arroz integral
104
62
132
Pasta blanca
46
40
119
Pasta integral
68
40
188
Patatas
141
121
323
Habas cocidas al horno
114
120
168
Galletas
118
87
127
Barras de chocolate
79
122
70
Plátanos
79
81
118
Copos de maíz
76
75
118
Gachas de avena
60
40
209
Manzanas
50
59
197

Reducción del riesgo de desarrollar diabetes
La transglucosidasa se ​​ha estudiado en todo el mundo, siendo una de las enzimas naturales conocidas que pueden prevenir la progresión de un estado subclínico de prediabetes, a un estado de diabetes clínicamente diagnosticada. 6

Las personas prediabéticas a menudo tienen cifras de glucosa en su sangre, cercanas a los límites superiores de lo "normal" (cerca o por encima de 100 mg / dL), estado en el que ya han perdido la capacidad para controlar las concentraciones de glucosa en su sangre después de las comidas y de evitar los aumentos repentinos y exagerados de insulina. Los prediabéticos tienen un alto riesgo de desarrollar diabetes plenamente manifiesta y diagnosticable. Pero incluso, si un prediabético no se convierte en diabético, estas elevaciones "leves", ligeramente alas de glucosa en su sangre, se pueden correlacionar fuertemente con enfermedades crónicodegenerativas tales como ataques al corazón, artritis, insuficiencia renal, hígado graso no alcohólico, enfermedad inflamatoria intestinal y cáncer, además de otras. 6,38

En un estudio en el que se incluyó a prediabéticos, los sujetos de estudio se dividieron en tres grupos. Un grupo recibió una "dosis baja" de 450,000 unidades* de transglucosidasa, otro grupo recibió una "dosis alta" de 900,000 unidades de transglucosidasa, y un tercer grupo recibió un placebo. 6 Los sujetos estudiados tomaron los complementos de transglucosidasa y el placebo, junto con una comida de prueba a base de arroz blanco (alto en almidón) que se convierte fácilmente a la glucosa.

A lo largo de las tres horas siguientes a la comida de control, la glucosa total en la sangre de todos los sujetos, se elevó hasta rangos peligrosos, como era de esperarse pues todos los sujetos de estudio eran prediabéticos. 6 Pero las personas que tomaron complementos con transglucosidasa en dosis que fuera, tuvieron concentraciones totales de glucosa en su sangre, significativamente más bajas durante el período de tres horas posteriores a la ingestión de alimentos, junto con una tendencia a producir menores niveles de insulina. No hubo efectos secundarios significativos.

Lo que esto significa para un prediabéticos como lo son actualmente una mayoría de las personas que se alimentan con la típica dieta moderna, es que se puede limitar con seguridad el impacto negativo de una comida rica en almidón refinado y que se puede lentificar el ritmo de progresión hacia la diabetes. 6

Detener la glucosa en almidón sobretensiones inducidas 2 parte
¿Qué sucede con el almidón después de comer?
Por: Scott Rackinow 
 
Shield Your Body from Chronically Elevated InsulinCualquier persona cuya concentración de glucosa en su sangre esté fuera de control y de un rango óptimo, se encuentra expuesto a los peligros de una secreción crónicamente elevada de insulina. Esto es debido a que si el cuerpo humano es ve obligado de manera continua, a producir un exceso de insulina con la finalidad contrarrestar la excesiva cantidad de glucosa que rápidamente se verte en la sangre proveniente del almidón de los alimentos que consumimos, eso puede repercutir en un estado permanentemente crónico de una producción de insulina por encima de lo normal, en un esfuerzo por mantener el azúcar en la sangre en un nivel normal.

La insulina, por supuesto, es una hormona útil y necesaria. Es responsable de la conducción del azúcar que circula en la sangre hacia las células, donde se quema para producir energía. Sin una cantidad adecuada de insulina no podríamos sobrevivir.

Sin embargo, la insulina, al igual que muchas otras hormonas, desempeña múltiples funciones. El poco conocido "lado oscuro" de la insulina es que es un factor de crecimiento de grandes consecuencias. 41 En el cuerpo de un adulto sano, hay una utilidad limitada de los factores de crecimiento. La producción excesiva de dicho factor de crecimiento, provoca la replicación celular en lugares indeseables e innecesarios. La insulina y otros factores de crecimiento están implicados, por ejemplo, en el cáncer, en donde la reproducción celular no regulada e incontrolada produce tumores malignos letales. 42 El exceso y el desequilibrio en la producción de insulina y factores de crecimiento, se encuentra también implicado en el engrosamiento y la pobre capacidad de respuesta de las células del músculo liso que recubre las paredes arteriales, contribuyendo a la enfermedad cardiovascular. 41

La producción excesiva de insulina y de factores de crecimiento, es resultado del consumo de cantidades excesivas de carbohidratos refinados presentes en la dieta moderna, así como de la resultante, resistencia a la insulina, siendo este último término, otra manera de referirse a la "prediabetes". Elevados niveles de insulina están asociados con un incremento del 37 % del riesgo de morir prematuramente de cáncer, se tenga o no diabetes. 40,43

Los médicos y otros profesionales de la salud finalmente deberán aprender a prestar atención a las elevadas concentraciones de insulina, así como a los altos niveles de azúcar en la sangre, para establecer un diagnóstico adecuado y determinar la administración nuevos tratamientos y recomendaciones para sus pacientes. De acuerdo a esta perspectiva, ya se está comenzando a buscar terapias que incrementan la sensibilidad a la insulina reduciendo su producción y sus concentraciones sanguíneas. 44

La mayoría de los medicamentos antidiabéticos tienen como único propósito disminuir los niveles de glucosa en la sangre, sin tener ningún efecto sobre la insulina, mientras que otros, tienen en realidad la intención de aumentar los niveles de insulina, en un intento de bajar la concentración de glucosa en la sangre. Pero la enzima transglucosidasa funciona en parte reduciendo los niveles de insulina, y por otra parte normalizando la glucemia.

En los estudios realizados en humanos en los que los sujetos sanos, pero con probada resistencia a la insulina, consumían una comida de prueba, de arroz blanco (con elevadas cantidades de almidón), quienes recibieron un placebo, vieron aumentar sus niveles de insulina y de glucosa en su sangre después de las comidas (la respuesta esperada), mientras que los que recibieron la enzima transglucosidasa tuvieron una disminución en la insulina durante el mismo período de tiempo. 6 Y en los pacientes con diabetes, que ya tenía niveles elevados de insulina, 12 semanas de complementación con la enzima transglucosidasa dio lugar a descensos significativos en la concentración de insulina en general. Estos hallazgos son notables, ya que los sujetos de estudio, no hicieron otros cambios en su dieta o estilo de vida.

Reducir el impacto de la diabetes
En otro estudio clínico, se observó a los pacientes que tenían ya diabetes tipo II, y los investigadores encontraron que los beneficios de la enzima transglucosidasa son iguales de efectivos tanto para las personas diagnosticadas como diabéticas, como para las prediabéticas. 22

Cabe mencionar, que las personas diabéticas no sólo tienen elevadas concentraciones de glucosa y de insulina en su sangre, sino que también tienen evidentes y detectables incrementos de productos finales de glicación avanzada, en forma de hemoglobina glucosidasa, (A1c o HbA1c). La medición de A1c en la sangre es un marcador biológico que detecta los niveles totales de glucosa en la sangre durante un período aproximado de dos a tres meses.

Los pacientes del estudio, recibieron en un grupo, dosis diarias totales de 900.000 unidades de enzima transglucosidasa, los pacientes de otro grupo recibieron 2.7 millones de unidades de enzima transglucosidasa y el tercer grupo recibió un placebo. 22 Ambas dosis de enzima transglucosidasa, produjeron reducciones notables de  hemoglobina glucosidasa (A1c), bajándola en un promedio entre 0.18 y 0.21 %, respectivamente (los rangos normales para de A1C no deben exceder el 5,5%).

Las concentraciones de insulina en los pacientes estudiados a quienes se les administró la enzima glucosidasa, disminuyeron significativamente entre  2,79 UI y 3,59 UI / ml, respectivamente. 22 Sin pretender que la enzima transglucosidasa sustituya a la metformina, se comprobó que la significativa reducción de la sobreproducción interna de glucosa en el hígado en ayuno (> 85 mg / dl), de hemoglobina glucosidasa (> 5,5%) y de insulina en la sangre, fue similar a la observada con la metformina, demostrando su capacidad para reducir la insulina en ayunas en alrededor de 38% en las personas obesas, y resistentes a la insulina. 39,40

Pero los beneficios de transglucosidasa para diabéticos no terminan ahí. Los pacientes que tomaron enzima transglucosidasa también tuvieron incrementos significativos de una citoquina beneficiosa, así como reducciones de adiponectina, así como una significativa reducción de triglicéridos y de la presión arterial diastólica. 22

Por otra parte, los pacientes tratados con placebo experimentaron un aumento significativo en su índice de masa corporal (IMC=peso/talla2) y también tuvieron incrementos en los marcadores de daño hepático inducido por grasa. Ninguno de los grupos de pacientes que toman la enzima transglucosidasa tuvo estos resultados. 22

Si ya se tiene diabetes tipo II, la disponibilidad de esta nueva enzima es una excelente noticia. Esto significa que la prescripción de enzima transglucosidasa no sólo ayuda a proteger contra las peligrosas reacciones de glicación no enzimática de proteínas que se producen en los tejidos (lo que producirá con el tiempo daño y enfermedades en el corazón, los riñones, los nervios y en el cristalino de los ojos, acelerando además el envejecimiento), sino que también mitiga los las concentraciones excesivas de insulina (que elevan el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares). Además, también puede ayudar a proteger contra el aumento de peso y otros trastornos crónicodegenerativos. Todo esto se logra sin tomar un solo medicamento.

A diferencia de muchos otros nutrientes, las enzimas se dosifican de acuerdo con una unidad de actividad catalítica. Una unidad enzimática es la cantidad de una enzima necesaria para convertir un micromol (mol) de alguna substancia en otra, por minuto. Esta unidad enzimática no se debe confundir con las Unidades Internacionales (UI) utilizadas para medir algunas vitaminas, por ejemplo la vitamina D.

Debido a que la transglucosidasa es una enzima, su dosis se mide en "unidades de actividad de la enzima" no en miligramos ni en Unidades Internacionales (UI). Una dosis de 450 000 unidades es típicamente la cantidad almacenada en una cápsula. 
Dosing Enzymes
Resumen
Tener de manera crónica concentraciones excesivas de glucosa y de insulina en la sangre después de las comidas, es una llamada preocupante de atención para cualquier persona aun cuando no tenga antecedentes de hiperglicemia. Los excesos de glucosa y de insulina en la sangre aun sin ser diabético, son al menos tan peligroso como el riesgo de enfermedad cardiovascular que implica tener elevados niveles colesterol sanguíneo.

Además, un exceso crónico de glucosa y de la insulina en la sangre, elevan bruscamente la predisposición a enfermarse de cáncer. Por eso es sumamente importante tomar todas precauciones y medidas posibles para evitar que el exceso de almidón de la dieta se convierta en glucosa de rápida absorción.

Este es el motivo por el que la enzima transglucosidasa es un revolucionario complemento nutritivo, primero en su tipo. Su doble mecanismo de acción ayuda a controlar las elevadas proporciones de glucosa y de insulina en la sangre, disminuyendo la velocidad de la digestión del almidón y la liberación del perjudicial exceso de azúcar, convirtiéndolo en una fibra prebiótica de amplios beneficios para la salud.

Este descubrimiento clínico es una magnifica herramienta biológica capaz de mitigar la creciente epidemia de prediabetes, diabetes y diversas enfermedades metabólicas que asolan al hombre moderno.

Si las cifras de glucosa en la sangre en ayuno son excesivas (superiores a 85 mg / dl), si los niveles de insulina en ayuno son excesivos, si las tasas de A1c son superiores a las máximas recomendables, o si manifiesta algún otro indicio de deterioro bioquímico o metabólico, tomar un complemento de enzima transglucosidasa antes de las comidas más copiosas en almidón, puede contribuir fuertemente a prevenir las enfermedades y la muerte prematuras.

El consumo regular de la enzima transglucosidasa como complemento nutritivo, tiene el potencial de reducir las elevadas tasas de glucocilación no enzimática de proteínas, así como de la consecuente formación de Productos Finales de Glucocilación Avanzada, que producen o incrementan la inflamación crónica y el estrés oxidativo,

Los ensayos clínicos en humanos han comprobado y establecido su valor en tanto en los individuos sanos, como en las personas prediabéticas y diabética. Eso se traduce en un menor riesgo de cáncer, problemas de visión, y enfermedades hepáticas, renales y del corazón.

Si se tiene alguna pregunta sobre el contenido científico de este artículo, por favor llame a un consejero de salud Life Extension al 1-866-864-3027. 
Por ultimo cabe mencionar que siendo común la diabetes en los perros machos y hembras, afortunadamente, la transglucosidasa los puede ayudar a controlar los niveles de glucosa, como sucede con en los seres humanos. Cuando los investigadores en Japón estudiaron la enzima transglucosidasa en animales, encontraron que los resultados fueron prácticamente idénticos a lo que hemos visto en estudios con humanos. 21

Doggie DiabetesPerros de sanos de control no diabéticos que recibieron la enzima transglucosidasa experimentaron un nivel total más bajo de glucosa y de insulina después de las comidas, en comparación con los que recibieron solamente la dieta control sin tomar la enzima. Y el "pico" habitual de los niveles glucosa después de las comidas fueron virtualmente eliminados, permitiendo a los perros mantener sus concentraciones de glucosa en cifras normales de entre 85 a 95 mg / dl. 21

Referencias
  1. German JB, Dillard CJ. Saturated fats: what dietary intake? Am J Clin Nutr. 2004 Sep;80(3):550-9.
  2. Available at: http://www.health.gov/dietaryguidelines/dga2005/report/HTML/G5_History.htm. Accessed April 3, 2013.
  3. Daly ME, Vale C, Walker M, Littlefield A, Alberti KG, Mathers JC. Acute effects on insulin sensitivity and diurnal metabolic profiles of a high-sucrose compared with a high-starch diet. Am J Clin Nutr. 1998 Jun;67(6):1186-96.
  4. Raben A, Holst JJ, Madsen J, Astrup A. Diurnal metabolic profiles after 14 d of an ad libitum high-starch, high-sucrose, or high-fat diet in normal-weight never-obese and postobese women. Am J Clin Nutr. 2001 Feb;73(2):177-89.
  5. Brand-Miller JC, Stockmann K, Atkinson F, Petocz P, Denyer G. Glycemic index, postprandial glycemia, and the shape of the curve in healthy subjects: analysis of a database of more than 1,000 foods. Am J Clin Nutr. 2009 Jan;89(1):97-105.
  6. Sasaki M, Joh T, Koikeda S, et al. A novel strategy in production of oligosaccharides in digestive tract: prevention of postprandial hyperglycemia and hyperinsulinemia. J Clin Biochem Nutr.2007 Nov;41(3):191-6.
  7. Ao Z, Simsek S, Zhang G, Venkatachalam M, Reuhs BL, Hamaker BR. Starch with a slow digestion property produced by altering its chain length, branch density, and crystalline structure. J Agric Food Chem. 2007 May 30;55(11):4540-7.
  8. Available at: >http://www.madsci.org/posts/archives/2000- 12/978293375.Bc.r.html. Accessed Feb 26, 2013.
  9. Available at: http://highered.mcgraw-hill.com/sites/dl/free/0072442123/65764/samplech05.pdf. Accessed April 4, 2013.
  10. Liljeberg HG, Akerberg AK, Björck IM. Effect of the glycemic index and content of indigestible carbohydrates of cereal-based breakfast meals on glucose tolerance at lunch in healthy subjects. Am J Clin Nutr. 1999 Apr;69(4):647-55.
  11. Verzijl N, DeGroot J, Ben ZC, et al. Crosslinking by advanced glycation end products increases the stiffness of the collagen network in human articular cartilage: a possible mechanism through which age is a risk factor for osteoarthritis. Arthritis Rheum. 2002 Jan;46(1):114-23.
  12. Del Turco S, Basta G. An update on advanced glycation endproducts and atherosclerosis. Biofactors.2012 Jul-Aug;38(4):266-74.
  13. Sell DR, Monnier VM. Molecular basis of arterial stiffening: role of glycation- a mini-review. Gerontology.2012;58(3):227-37.
  14. Cerf ME. Beta cell dynamics: beta cell replenishment, beta cell compensation and diabetes. Endocrine.2013 Mar 13.
  15. Cerf ME. Beta cell dysfunction and insulin resistance. Front Endocrinol (Lausanne). 2013;4:37.
  16. Kuhl H. Breast cancer risk in the WHI study: the problem of obesity. Maturitas.2005 May 16;51(1):83-97.
  17. Moyad MA. Obesity, interrelated mechanisms, and exposures and kidney cancer. Semin Urol Oncol. 2001 Nov;19(4):270-9.
  18. Sandovici I, Hammerle CM, Ozanne SE, Constancia M. Developmental and environmental epigenetic programming of the endocrine pancreas: consequences for type 2 diabetes. Cell Mol Life Sci. 2013 Mar 6.
  19. Abdelmoneim SS, Hagen ME, Mendrick E, et al. Acute hyperglycemia reduces myocardial blood flow reserve and the magnitude of reduction is associated with insulin resistance: a study in nondiabetic humans using contrast echocardiography. Heart Vessels.2012 Nov 23.
  20. Reaven G. Insulin resistance and coronary heart disease in nondiabetic individuals. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2012 Aug;32(8):1754-9.
  21. Sako T, Mori A, Lee P, et al. Supplementing transglucosidase with a high-fiber diet for prevention of postprandial hyperglycemia in streptozotocin-induced diabetic dogs. Vet Res Commun. 2010 Feb;34(2):161-72.
  22. Sasaki M, Imaeda K, Okayama N, et al. Effects of transglucosidase on diabetes, cardiovascular risk factors and hepatic biomarkers in patients with type 2 diabetes: a 12-week, randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Diabetes Obes Metab.2012 Apr;14(4):379-82.
  23. Ota M, Okamoto T, Wakabayashi H. Action of transglucosidase from Aspergillus niger on maltoheptaose and [U-(13)C]maltose. Carbohydr Res. 2009 Mar 10;344(4):460-5.
  24. Beerens K, Desmet T, Soetaert W. Enzymes for the biocatalytic production of rare sugars. J Ind Microbiol Biotechnol.2012 Jun;39(6):823-34.
  25. Cani PD. Crosstalk between the gut microbiota and the endocannabinoid system: impact on the gut barrier function and the adipose tissue. Clin Microbiol Infect. 2012 Jul;18 Suppl 4:50-3.
  26. Costa GT, Guimaraes SB, Sampaio HA. Fructo-oligosaccharide effects on blood glucose: an overview. Acta Cir Bras.2012 Mar;27(3):279-82.
  27. Di Bartolomeo F, Startek JB, Van den Ende W. Prebiotics to fight diseases: Reality or fiction? Phytother Res. 2012 Dec 27.
  28. Mallappa RH, Rokana N, Duary RK, Panwar H, Batish VK, Grover S. Management of metabolic syndrome through probiotic and prebiotic interventions. Indian J Endocrinol Metab.2012 Jan;16(1):20-7.
  29. Molinaro F, Paschetta E, Cassader M, Gambino R, Musso G. Probiotics, prebiotics, energy balance, and obesity: mechanistic insights and therapeutic implications. Gastroenterol Clin North Am. 2012 Dec;41(4):843-54.
  30. Kurimoto M, Nishimoto T, Nakada T, Chaen H, Fukuda S, Tsujisaka Y. Synthesis by an alpha-glucosidase of glycosyl-trehaloses with an isomaltosyl residue. Biosci Biotechnol Biochem. 1997 Apr;61(4):699-703.
  31. A high-fiber diet may help you live longer. Mayo Clin Health Lett.2012 Jun;30(6):4.
  32. Marlett JA, McBurney MI, Slavin JL. Position of the American Dietetic Association: health implications of dietary fiber. J Am Diet Assoc. 2002 Jul;102(7):993-1000.
  33. Ajani UA, Ford ES, Mokdad AH. Dietary fiber and C-reactive protein: findings from national health and nutrition examination survey data. J Nutr.2004 May;134(5):1181-5.
  34. Liu S, Willett WC, Manson JE, Hu FB, Rosner B, Colditz G. Relation between changes in intakes of dietary fiber and grain products and changes in weight and development of obesity among middle-aged women. Am J Clin Nutr.2003 Nov;78(5):920-7.
  35. Sluijs I, van der Schouw YT, van der AD, et al. Carbohydrate quantity and quality and risk of type 2 diabetes in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition-Netherlands (EPIC-NL) study. Am J Clin Nutr.2010 Oct;92(4):905-11.
  36. Silva FM, Steemburgo T, de Mello VD, Tonding SF, Gross JL, Azevedo MJ. High dietary glycemic index and low fiber content are associated with metabolic syndrome in patients with type 2 diabetes. J Am Coll Nutr. 2011 Apr;30(2):141-8.
  37. Transglucosidase improves the gut microbiota profile of type 2 diabetes mellitus patients. Presented at Digestive Disease Week. 2013 May 18-21. Orlando, FL
  38. Kumar V, Sinha AK, Makkar HP, de Boeck G, Becker K. Dietary roles of non-starch polysaccharides in human nutrition: a review. Crit Rev Food Sci Nutr.2012;52(10):899-935.
  39. Freemark M, Bursey D. The effects of metformin on body mass index and glucose tolerance in obese adolescents with fasting hyperinsulinemia and a family history of type 2 diabetes. Pediatrics.2001 Apr;107(4):E55.
  40. Jalving M, Grietea JA, Lefrandt JD, et al. Metformin: taking away the candy for cancer? Eur J Cancer. 2010 Sep;46(13):2369-80.
  41. Breen DM, Giacca A. Effects of insulin on the vasculature. Curr Vasc Pharmacol. 2011 May;9(3):321-32.
  42. Muhidin SO, Magan AA, Osman KA, Syed S, Ahmed MH. The relationship between nonalcoholic fatty liver disease and colorectal cancer: the future challenges and outcomes of the metabolic syndrome. J Obes.2012; 2012:637538.
  43. Dankner R, Shanik MH, Keinan-Boker L, Cohen C, Chetrit A. Effect of elevated basal insulin on cancer incidence and mortality in cancer incident patients: the Israel GOH 29-year follow-up study. Diabetes Care.2012 Jul;35(7):1538-43.
  44. Fierz Y, Novosyadlyy R, Vijayakumar A, Yakar S, LeRoith D. Insulin-sensitizing therapy attenuates type 2 diabetes-mediated mammary tumor progression. Diabetes.2010 Mar;59(3):686-93.
  45. Holt SH, Miller JC, Petocz P. An insulin index of foods: the insulin demand generated by 1000-kJ portions of common foods. Am J Clin Nutr.1997 Nov; 66(5):1264-76.
  46. Holt SH, Miller JC, Petocz P, Farmakalidis E. A satiety index of common foods. Eur J Clin Nutr. 1995 Sep; 49(9):675-90.

Publicar un comentario en la entrada