viernes, 6 de mayo de 2016

El papel del oxigeno en la preservación de la juventud


El papel del oxigeno en la preservación de la juventud
Articulo revisado y corregido por Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
 Aunque no se haya clasificado como un nutriente o un alimento, el oxígeno es la molécula más decisiva e importante en todos los procesos nutritivos del cuerpo humano. Sin su participación no podríamos aprovechar ni el mejor posible de todos los alimentos. Los pulmones por lo tanto, además de órganos depuradores, podrían considerarse como órganos digestivos. El hombre, puede vivir más de un mes sin consumir alimentos, varios días sin consumir agua, pero solo unos pocos minutos sin consumir el oxigeno del aire. De aquí, la importancia de aprovechar al máximo el vitalizante oxigeno que contiene el aire mediante técnicas de respiración adecuada.

El oxígeno promueve la salud, la longevidad y previene el cáncer
En estado sedentario, el ser humano inhala un promedio de siete a ocho litros de aire por minuto, esto equivale a aspirar un cuarto de litro de oxígeno. El aire contiene 21 % de oxígeno. Después de caminar media hora a paso normal, el consumo se duplica. Con un trote lento y prolongado a un paso rítmico por mas de una hora, y algunas veces en menos tiempo, se induce al organismo a aspirar de 40 a 60 litros de aire, asimilando de dos a tres litros de oxígeno, ocho a doce veces más, que el asimilado con una intoxicante vida sedentaria, reposando en una cama, en un sillón o desplazándose en automóvil. La deficiencia de oxigeno, desequilibra la presión arterial, el ritmo cardiaco y a largo plazo lesiona el corazón.
Los expertos en fisiología del ejercicio aseguran que los tres factores causativos que más incrementan la predisposición a las enfermedades degenerativas, incluso el cáncer son:

1.- Deficiencia de oxigeno por falta de ejercicio
2.- Alimentación desnaturalizada basada en alimentos industrializados o muy cocinados. El azúcar, las harinas y los aceites y grasas industrializadas. La insuficiencia de alimentos naturales y frescos. Así como el abuso de medicamentos y drogas como tabaco, alcohol y otras.
3.- La polución del medio ambiente, del aire, el agua y los alimentos. 

Los expertos en el tema aseguran que un trote lento y prolongado realizado en cualquier parte aun cuando el aire deje mucho que desear, estimula las fuerzas vitales del organismo y fortalece sus defensas. Aunque desde luego, sugieren sitios ideales para caminar o trotar, tales como los bosques y sobre todo las costas del mar y las costas de los lagos. En estas zonas siempre se acumula una mayor proporción de oxigeno, lo que mejora los procesos vitales y fisiológicos del organismo humano.
Si a este tipo de actividad física se suma el efecto determinante de una alimentación basada en un 65 % de alimentos naturales, frescos y sin procesar como frutas, hortalizas crudas o poco cocidas, aun cuando el restante 35 % de los alimentos ingeridos consista en productos poco saludables, es posible incrementar la probabilidad de una larga vida, libre de enfermedades crónicodegenarativas tales como la enfermedad cardiovascular, el cáncer, la diabetes, y muchas otras más. 
 Desde luego mientras menos productos industrializados, productos transgénicos y comida chatarra se consuma, porque son debilitantes de los nervios, los huesos, la sangre los órganos vitales, mayor probabilidad existe de alcanzar una larga y saludable vida.

Hace ya muchos años la Asociación Alemana de Corredores Veteranos de Larga Distancia, reportó que  ninguno de los miembros que componían su organización, había fallecido de cáncer; esto a pesar de que el promedio de vida de sus socios es mayor de 40 años y un número importante de ellos sobrepasa los 90 años. 
El reputado investigador Otto Heinrich Warburg en su tiempo, hizo un análisis de estas estadísticas y las confirmó como correctas. Además realizó un experimento con fines comparativos de personas de hábitos comunes no aficionados a la carrera a la caminata, ni a ningún otro tipo de ejercicio aeróbico que favorecen la circulación sanguínea, la oxigenación, y la buena alud humana. El Dr. Otto Heinrich Warburg amplió su investigación estadística con un grupo de cuatrocientas cincuenta y nueve personas, cuyas edades oscilaban entre los 40 y los 90 años, emulando las edades de la Asociación Alemana de Corredores Veteranos de Larga Distancia, reproduciendo y comprobando los mismos resultados. 
De acuerdo a los directores de cultura física alemana, se considera como corredor de larga distancia a quien trota un mínimo de cinco a veinte minutos cuatro veces por semana. El Dr. Shelton explica que todo ejercicio es bueno, algunos aumentan la velocidad, otros el volumen y la fuerza muscular, otros simplemente la flexibilidad, cosa muy importante a medida que pasan los años; pero ningún ejercicio logra tanta oxigenación y potencialización de la energía fisiológica y de la maquinaria humana, como el trote lento y prolongado. Para ser un buen corredor no hay limite de edad. Se sabe de personas que empezaron a practicar el trote y la gimnasia a los 80 años y a los 90 años ya podían trotar de tres a cuatro kilómetros sin fatiga excesiva. Desde luego, es muy importante la prudencia y comenzar con una pequeña distancia, al sentir fatiga y falta de aire, descansar para reiniciar cuando se haya uno recuperado.

Generalmente una persona mayor de sesenta años puede trotar sin detenerse más de cinco kilómetros al cabo de un año de entrenamiento perseverante y se conocen casos de algunas personas en que han llegado a correr veinte kilómetros seguidos aun cuando comenzaron a entrenar ya pasados los sesenta años de edad.
Tal vez, pocas experiencias demuestran en forma tan dramática el decisivo papel que desempeña la falta de oxigeno como causa del cáncer, con el cual el cancerólogo Otto Heinrich Warburg, conmovió al mundo científico europeo y norteamericano. Sometió a células completamente sanas de ratas jóvenes a una disminución artificial de un treinta por ciento en la ración normal de oxígeno que las ratas requieren: a las cuarenta y ocho horas estas células se habían convertido en células cancerosas irreversibles. Esta prueba, rigurosamente científica, realizada por uno de los mas reconocidos investigadores alemanes, demuestra el potencial efecto preventivo y curativo del oxígeno.

miércoles, 4 de mayo de 2016

La contaminación es la causa principal del desarrollo de enfermedades cardiovasculares

La contaminación es la causa principal del desarrollo de enfermedades cardiovasculares
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que la contaminación del aire provoca 7 millones de muertes prematuras cada año y es, además, la causa principal de enfermedades cardiovasculares. Según los cálculos de este organismo, un 40% de los fallecimientos por contaminación del aire exterior se debió a cardiopatías isquémicas, otro 40% a accidente cerebrovascular, el 11% a enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), un 6% a cáncer de pulmón, y un 3% a infecciones respiratorias en niños.

Mientras, las muertes por contaminación de aire interior -carbón, madera, biomasa, estufas- se deben a accidente cerebrovascular en un 34%, a cardiopatía isquémica en un 26%; a EPOC en un 22%, a infecciones respiratorias en niños en un 12%, y a cáncer de pulmón en un 6%.

“Los riesgos de la contaminación del aire son ahora mucho mayores de lo pensado o entendido, sobre todo para la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares”, ha explicado la doctora María Neira, directora del Departamento de la OMS para la Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud, quien ha recordado que “pocos riesgos tienen un impacto mayor en la salud global hoy en día que la contaminación del aire”.

“La evidencia señala la necesidad de una acción concertada para limpiar el aire que todos respiramos”, ha añadido. Precisamente, la OMS pretende poner en marcha una plataforma que tenga como objetivo la calidad del aire y la salud para generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y reforzar el apoyo a los países y ciudades a través de orientación, información y evidencias sobre los beneficios sanitarios de las intervenciones.

“La contaminación del aire excesivo es a menudo un subproducto de las políticas no sostenibles en sectores como el transporte, la energía, la gestión de residuos y la industria. En la mayoría de los casos, las estrategias más sanas también será más económico en el largo plazo debido a los ahorros en los costos de atención de la salud, así como las ganancias del clima”, ha advertido, por su parte, el doctor Carlos Dora, coordinador de la OMS para la Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud.

El riesgo del aire interior, a debate
Las estimaciones de la OMS se basan en los últimos datos de mortalidad, correspondientes a 2012, así como en las evidencias sobre riesgos para la salud de la exposición a la contaminación del aire, establecidas mediante un mapeo global. Después de analizar los factores de riesgo, la OMS estima que la contaminación del aire en interiores se vinculó a 4,3 millones de muertes en 2012, producto de las cocinas de carbón, la madera y las estufas. Cerca de 2,9 mil millones de personas en todo el mundo utilizan la madera, el carbón o el estiércol como combustible primario para cocinar.

En este sentido, la doctora Flavia Bustreo, subdirectora general del grupo de Familia, Salud de Mujeres y Niños de la OMS, ha advertido de que son las mujeres, los niños y los ancianos los que más sufren. “Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire en interiores, ya que pasan más tiempo en casa para respirar en el humo y el hollín de carbón y las estufas de madera del cocinero con fugas”, ha aseverado.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)
http://senmo.org/index.php/noticias-y-articulos/item/2-la-contaminaci%C3%B3n-es-la-causa-principal-del-desarrollo-de-enfermedades-cardiovasculares